18/11/2019


Noticias de guion

La SGAE desaprueba la reforma estatutaria que exige la ley

La reforma de los estatutos de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), necesarios para cumplir con la nueva Ley de propiedad Intelectual (LPI), así como con las exigencias del gobierno de España y de la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores (CISAC), ha sido tumbada por la Asamblea General de la entidad, celebrada el 24 de junio en Madrid.

La reforma recibió un 62,8% de votos a favor, sin embargo ese porcentaje representa quedarse a 3,7% por debajo de la mayoría cualificada, ya que la aprobación de la reforma requería dos tercios de los votos.

8.907 miembros de la SGAE (36%) ha votado en contra, y sitúan a la entidad contra las cuerdas. Las 282 abstenciones (1,1%), en caso de haber sido positivas, tompoco hubieran servido para alcanzar la mayoría necesaria.

Las graves consecuencias de esta falta de cohesión interna para enderezar la entidad puede desembocar en que el Ministerio de Cultura suprima a la SGAE su autorización para operar como entidad de gestión y que la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores (Cisac) los expulse de forma definitiva, lo que puede dejar a la entidad en una situación insostenible.

La gravedad del rechazo va vinculada a que la modificación era imprescindible para adaptar la sociedad a la legalidad vigente, cumplir uno de los más importantes requerimientos del Ministerio de Cultura y Deporte y cumplir con los requisitos exigidos para volver a ser admitida como miembro de pleno derecho en la CISAC. Se trata, además, de la tercera vez en que los socios ignoran las llamadas de atención del Ministerio de Cultura y Deporte y de la CISAC.

En resumen: 8.907 pèrsonas y sus intereses han impedido dar el primer paso necesario para salir de la actual situación, cuyos efectos no solo perjudican a la entidad sino a la imagen del colectivo de autores, y a la proyección de España y de las entidades de gestión a nivel internacional, si bien tanto el gobierno español como la CISAC, han procurado paliar tal efecto con sus claras exigencias y su postura pública respecto a la SGAE.

Aprobadas las cuentas y la gestión de 2018

En contraposición al rechazo de la necesaria reforma estatutaria, los socios de la SGAE sí han aprobado, en cambio, la gestión y las cuentas correspondientes a los ejercicios económicos 2018 y 2017. Asimismo, han respaldado la política general de inversiones y de gestión de riesgos.

La entidad recaudó en 2018 314,4 millones de euros, un 18,2% más que en 2017 (265,9). A su vez, repartió derechos de autor entre sus asociados y administrados por valor de 302,2 millones de euros frente a los 267,5 millones de euros de 2017. Las Obras Dramáticas de los socios generaron en 2018 unos ingresos sociales de 11,1 millones de euros. La comunicación pública alcanzó los 66,7 millones de euros en 2018, con un decrecimiento del 3% consecuencia de los cambios en la representación del repertorio audiovisual - con efecto desde el 1 de enero de 2018- y que causaron la disminución de casi 4 millones de euros en el sector del cine y la exhibición cinematográfica.

Los derechos de autor provenientes de la Radiofusión y Cable, por su parte, ascendieron a 132,5 millones de euros, lo que significa un incremento del 33,5% respecto a 2017, si bien el incremento se centra en la recuperación de atrasos y en el pago de uno de los operadores de televisión.

Los Derechos Digitales de 2018 supusieron un incremento del 37,8%, con 11,3 millones de euros, gracias a la consolidación del streaming -música a la carta sin descarga digital- como principal modelo de explotación en este mercado, que previsiblemente evolucionará del mismo modo en el audiovisual.

Los derechos de autor procedentes del extranjero ascendieron a 29 millones de euros, experimentando un descenso. Por países, los diez territorios con mayor recaudación fueron Italia, Francia, Argentina, Estados Unidos, Alemania, México, Portugal, Colombia, Chile y Reino Unido.

Sin embargo, ninguno de estos resultados debe actuar como cortina de humo de los verdaderos problemas que está experimentando la entidad.

Tras trece requerimientos y un apercibimiento, esta se podría considerar como la "última oportunidad" que tenía la SGAE para adaptar sus estatutos a las exigencias del Ministerio de Cultura, que ha llegado incluso a los tribunales.

Si bien la Audiencia Nacional rechazó la intervención judicial temporal de la SGAE y la solicitud de remoción de sus órganos de representación, alegando que no era competente, el Ministerio de Cultura reafirmó su persistencia en la vía de los tribunales y avisó que explorará todas las vías legales a su disposición.

Los resultados de la votación recrudecen esta guerra entre el Ministrio y la SGAE y abren terreno a efectos de incalculable magnitud vinculados a la resistencia de la SGAE a las reformas exigidas por la ley, el gobierno español y la CISAC.

25/06/2019 10:01:26

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.