23/10/2017


Noticias de guion

Martín Desalvo filma "Unidad XV", la reconstrucción de una fuga peronista muy cinematográfica


 

El productor, guionistay realizador argentino Martín Desalvo, que tiene aún pendiente de estreno su reciente "El padre de mis hijos", está filmando en su ciudad natal, Buenos Aires, "Unidad XV", un thriller basado en hechos reales de hace más de medio siglo, la fuga de destacados dirigentes peronistas que estaban presos en una cárcel de mediana seguridad de Río Gallegos durante el contexto de la llamada "Revolución Libertadora".
Desalvo desarrolló el proceso de investigación y comenzó a trabajar el guion con Martiniano Cardoso, y posteriormente lo terminaron de construir con Francisco Cortelix.

La película se centra en la huida de Guillermo Patricio Kelly, John W. Cooke, Héctor J. Cámpora y Jorge Antonio, quienes decidieron escapar ante la inminente posibilidad de ser fusilados.

Paredes descascaradas y manchadas. Pisos con acumulación de tierra y agua. Pasillos interminables y salones inmensos. Ventanas altas y con rejas repletas de óxido. El fiel retrato del ámbito carcelario del pasado. Cámaras, micrófonos, cables y objetos de utilería son algunos de los elementos que se distribuyen dentro del espacio de lo que fue muchos años atrás una cárcel de mujeres y más recientemente una residencia para niñas, el lugar donde se rueda la nueva película del autor de "Las mantenidas sin sueños".

Los actores caminan de un lado al otro, ya inmersos en la piel de sus respectivos personajes. Portan un vestuario impecable y adecuado para la época retratada. De repente el silencio domina el set. Cada uno de los miembros del film se concentra para ejecutar su función correspondiente. Se controlan las cámaras, el sonido, y tras un grito de "¡Acción!" en la voz de Desalvo, comienza el rodaje de una nueva escena.

"Unidad XV" plasma una historia basada en un hecho real ocurrido en 1956: la fuga de destacados dirigentes peronistas presos. "La idea de la película surge hace unos cuantos años ya. Una amiga me dijo: '¡Mirá esta fuga, es absolutamente cinematográfica y casi nadie la conoce!'. Y es cierto, hay muy poca información y pasó hace mucho tiempo. Es un hecho que no trascendió demasiado en la historia argentina y que además traza un diálogo con la actualidad", explica el director Martín Desalvo. "Está filmada en blanco y negro, así que tiene una propuesta estética bastante jugada, con encuadres muy dramáticos que transmiten un poco el estado anímico de los personajes", añade el cineasta.

En la producción se contactó con Juan Pablo Gugliotta y Nathalia Videla Peña de Magma Cine, a quienes ya conocía de experiencias laborales previas y al proponerles el proyecto inmediatamente lo avalaron y se sumaron a su realización.

La totalidad de la Cárcel de Río Gallegos se construye entre las locaciones de la que fuera Cárcel de Caseros y de la vieja Cárcel Garrigós, logrando que las acciones se ejecuten como si fuera una única prisión. De esta manera, se lleva adelante un minucioso trabajo de arte para ensamblar los espacios, los fondos y los muebles, entre otros aspectos. "La idea es adaptar la Cárcel de Rio Gallegos a las posibilidades que tengamos en la Ciudad de Buenos Aires porque viajar es prácticamente imposible, y además porque la real quedó en el medio de Río Gallegos y es imposible de falsear. También va a haber un trabajo de BFX", relata el director del film.

Teniendo en cuenta que realizar una historia de época en la pantalla grande no es para nada sencillo, Desalvo debe sortear con una serie de retos que abarcan desde el planteo de la idea hasta el rodaje de la película. "Los desafíos más obvios y de primera lectura tienen que ver con la utilería. La recreación de la época porque todo tiene que estar controlado", remarca Martín. "También hay una dificultad que tiene que ver con el tono de las actuaciones y la manera en que se construye esa época. La idea es generar un poco el habla y los comportamientos de los personajes más actual sin ir a un naturalismo extremo, que no se hable como en el hoy pero tampoco como en el '56", agrega el cineasta.

Para la selección del reparto, el director llevó a cabo un proceso de cast en el que lo ayudaron los productores y Mora Recalde, quien además es una de las protagonistas del film. Tras ser convocados, los actores aceptaron el proyecto de inmediato y coordinaron charlas para sintonizar el estilo ideal. El elenco integrado por Carlos Belloso, Diego Gentile, Lautaro Delgado, Rafael Spregelburd, Mora Recalde, Germán de Silva, Adrián Fondari, Nicolás Condito e Ignacio Rogers, entre otros, comenzó con los ensayos y la composición de los personajes.

"A mí me gusta dejar un grado importante de libertad para la propuesta del actor, lo cual no significa que haya improvisación ni 'morcilleo' en los textos, pero sí que tengan esa posibilidad de crear un personaje, una interrelación, un momento de intensidad determinada.", argumenta Desalvo.

La figura del ex Presidente de la Nación Argentina, Héctor J. Cámpora, es interpretada por Carlos Belloso, quien asegura que su papel es "bien político, que siempre tiende a negociar y equilibrar los extremos, es decir, con los carceleros, con el director del penal y con su compañeros peronistas".

"Es un punto muy específico y simbólico, sobre una parte de la historia argentina. El personaje de Cámpora me atrae. Mi edad (54 años) me permitió verlo a él cuando asumió como presidente, la liberación de los presos políticos, la llegada de Perón, y un montón de cosas más que llevo en mi historia personal. Yo no pertenezco a ningún partido político, pero el personaje por obvias razones es un personaje muy atractivo", considera el actor.

A la hora de hablar sobre los requisitos que se deben tener en cuenta para encarnar a una persona de época, Belloso afirma: "si bien veo que hay modos que cuidar, el léxico más que nada, hay partes que nosotros le ponemos nuestro patrón de movimientos particulares. Lo que uno dice y lo que uno hace es en base a un guion férreo que respeta eso".

Diego Gentile personifica a Guillermo Patricio Kelly, un hombre que -luego de la revolución de 1955- fue detenido y acusado de haber participado en los incendios de templos, de asociación ilícita, hurto calificado, homicidio y otros delitos.

"Es la primera vez que hago a alguien que existió. Kelly era un tipo de armas tomar", revela el actor. "La película está siendo muy fluida, los personajes están muy definidos y los encuadres son increíbles en blanco y negro", opina el actor de "Relatos salvajes".

Con palabras como "soberbia, humillación, humanismo y temeridad", Rafael Spregelburd define a su personaje John William Cooke, quien fue el líder del pensamiento de izquierda peronista. Spregelburd representa al diputado, que siendo muy joven, siguió los pasos del Che Guevara en el exilio, y se vio metido en una situación extrema cuando Perón lo nombró único heredero del movimiento.

"El guion me atrapó inmediatamente. Tiene una dimensión histórica extraordinaria. Su anécdota principal parece una caja de resonancia ideal para un enorme torbellino poético que excede por completo al asunto meramente "peronista". ¿De qué está hecho el peronismo? ¿Hay unidad en sus eternas contradicciones?", sostiene el actor.

Acerca de su personaje, Spregelburd confiesa: "Encarnar a John William Cooke (o a una fuerza que lo evoque, mejor dicho) es una oferta irresistible por donde se la mire. Me puse a leer sus libros para preparar el personaje; su prosa es enérgica, urgente y revolucionaria. Sus enemigos están más adentro del peronismo que fuera de él: su encarnizada lucha contra los burócratas es conmovedora. Por eso la situación en la que lo encuentra la película es enorme, desbordada".

"Si bien la película me parece un proyecto estremecedor ya de por sí, al mismo tiempo me es inevitable pensar en ella casi exclusivamente en los zapatos del enorme doctor Cooke. No abundan los roles de estas dimensiones en el cine actual, ni tampoco los directores que puedan concebirlos con algo de melancólico humor, de piadosa inteligencia", opina el actor.

Lautaro Delgado lleva adelante el cuarto personaje protagónico masculino del film ya que compone a Jorge Antonio, quien fue un empresario político argentino ligado a Juan Domingo Perón: como consejero, como amigo y como financista del General.

Mora Recalde encarna el papel de Esmeralda, la esposa de Jorge Antonio, que luego de ser jaqueada por el gobierno de facto y de perder su casa expropiada por la Revolución Libertadora, decide viajar a Rawson para coordinar el escape de los presos políticos del penal. Pese a estar acostumbrada a la buena vida y a los lujos, rompió con todo para sacar a su marido de la cárcel.

"Me pareció muy interesante poder adentrarme en la transición de mujer de alta sociedad a mujer de armas tomar, y la forma de vencer el miedo para no dejarse ganar. El proceso de preparación tuvo mucho de lectura sobre la época, particularmente sobre las mujeres y su espacio tanto en la sociedad como en la familia", revela la actriz.

abcguionistas

16/06/2017 12:29:35

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.