12/08/2020


Noticias de guion

Matías Bize termina su segundo film coescrito con Julio Rojas

Bize
Bize

El chileno Matías Bize logró llamar la atención hace un par de años, cuando con mínimos medios, un grupo de amigos y una cámara e video filmó su primer largometraje: "Sábado". La historia de una joven (Blanca Lewin), que descubre que su novio le es infiel el mismo día que se van a casar. Vestida de novia, y con una cámara que la sigue constantemente, la película fue grabada en tiempo real y tras su estreno, fue presentada –y obtuvo premios-, en importantes festivales.

Ahora, Matías acaba de terminar su segunda película como coguionista y director, donde en vez del tiempo real, juega con el pie forzado de una única locación y sólo dos personajes: una pareja (Blanca Lewin y Gonzalo Valenzuela) y las horas que pasan en una pieza de motel, una verdadera institución nacional en Chile.

Ya en la primera escena se ve a la pareja teniendo un apasionado encuentro sexual y la cámara los muestra de muy cerca, desde debajo de las sábanas de la cama. Una apuesta arriesgada, cuya idea original es del guionista Julio Rojas con quien el director ya trabajó en "Sábado". "Yo quería mantener el espíritu de mi anterior película. Que fuera sencilla en términos de producción, y que la energía estuviera puesta en las cosas importantes. En el guion, en la actuación y en contar una historia de forma atractiva", nos explica Bize.

La premisa es simple: "Dos jóvenes desconocidos entre si, Bruno y Daniela, descubren su vida en las 4 horas que dura su encuentro en un motel". Según Matías, se trata de si "es posible solamente tener sexo sin involucrar sentimientos. Son dos desconocidos que van por sexo, y que poco a poco empiezan a involucrarse, a contarse cosas personales y se van enamorando".

"No nos hicimos los tontos con las escenas de sexo", explica el director. "Eran parte importante de la película, si las hubiésemos obviado no habríamos sido poco verosímil con la historia. Sólo que no fue tema". Al momento de abordarlas, se hizo sin rollos, agrega. "Hay harto sexo y muy heavy. Aunque no es una película sobre sexo, sí hay. O sea, a esto se supone que fueron los personajes al motel", explica el director. "Pero quedé muy contento con la forma que quedaron hechas. Hay distintos tratamientos para las diferentes escenas de sexo de la película. Algunas más coreografiadas, otras más improvisadas... Y el tratamiento va cambiando, porque la relación de los personajes va evolucionado y va cambiando su forma de tener sexo dentro de la historia".

Y aunque Matías duda en decirlo, cree que la película "va a marcar un hito en el cine chileno en cuanto a las escenas de sexo. El que quiera ir a ver sexo, va a salir contento, pero se va a emocionar más con la historia. Yo creo que el cine es para eso, para conmover. A veces en el cine, la historia es una excusa para mostrar escenas de sexo. Aquí el sexo es la excusa para contar una historia".

Por su parte, la de "En la cama", Blanca Lewin, ya vio el primero corte de la película. "Está super bonita", dice, "estoy feliz de haber participado en este proyecto". Ya había trabajado con Matías Bize en dos cortos y en la película "Sábado", y aunque este proyecto le atrajo por su guion, "es una historia que exige escenas de mucha exposición, es bien heavy verse así, tanto rato. Me da nervio, me tapo un ojo".

Y es que sabe que la temática de la película y sus escenas de sexo van a dar que hablar. Y tiene claro por donde va a ir el énfasis de la prensa en general. "Estoy muerta de miedo. Al primer periodista que me pregunte una ordinariez, después no voy a querer hablar con nadie más. Me voy a tener que preparar, ver que hacer o decir".

© abc guionistas

31/01/2005 21:12:01

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.