06/08/2020


Noticias de guion

Nacho Vigalondo: "El cine español es un aeropuerto en el que tantos aviones no despegan jamás"

Vigalondo
Vigalondo

Avalada por festivales internacionales y el nombre de un director nominado al Oscar gracias a su cortometraje '7:35 de la mañana', la película 'Los cronocrímenes' ha seguido un tortuoso camino hasta ver la luz. Desde el propio rodaje hasta los problemas de distribución que asolan al cine español. Desde la búsqueda de dinero para hacer viable el proyecto hasta la búsqueda de un hueco en los cines, a pesar de la buena acogida de la crítica y público en los países donde se ha presentado. Por fin, el 27 de junio se estrena en las salas comerciales españolas el primer largometraje del director, guionista y actor cántabro Nacho Vigalondo, un thriller psicológico protagonizado por Karra Elejalde, Bárbara Goneaga y el propio cineasta, que enreda sin remedio al espectador en una trama plagada de saltos en el tiempo, locura, excentricidades, búsqueda de soluciones y que salpica el misterio dominante con dosis de comicidad y drama. Lo fácil hubiera sido firmar una comedia o una crónica de denuncia social, pero el de Cabezón ha sido fiel a si mismo y ha trasladado al largo las señas de identidad y filosofía que han popularizado sus cortos.

En una singular y creativa estrategia de promoción, Vigalondo y los suyos decidieron hacer esta semana un preestreno 'de altura' en el seno de un avión que partió de Madrid con destino a Tenerife por aquello del viaje accidental en el tiempo una hora hacia atrás que realiza el personaje protagonista. La tripulación se escalonaba entre el equipo de la película, periodistas, una treintena de fanáticos 'enganchados' al juego que tiene 'Los cronocrímenes' en Internet y otra serie de sorprendidos viajeros anónimos. Y la proyección, a 27.000 metros de altura y 850 kilómetros por hora, se disfrutó en un ambiente al uso, con todas las luces de la aeronave apagadas, las ventanillas tornadas, las azafatas repartiendo Coca-Cola y palomitas y el director dedicando palabras antes de la película y entrevistas después. En una de ellas atendió a EL DIARIO MONTAÑÉS.

-¿Conoces algún otro caso de un preestreno a 27.000 metros de altura o tenemos que buscarte un sitio en el Guinness?

-Sinceramente no lo sé, pero estoy dispuesto a aceptar que alguien lo haya hecho antes que nosotros.

-Me es fácil pensar que la idea se le ocurrió al comandante en jefe, o sea, a tí mismo.

-Pues no. No sé si la propuesta procede de la compañía Vueling, que es uno de los patrocinadores de la película, o de nuestro equipo de márketing. O de los dos. No lo sé, no estoy seguro. A mí me llegó la idea y me pareció maravillosa.

-Desde su rodaje en 2006, 'Los cronocrímenes' llega por fin a las salas españolas el 27 de junio de 2008, ¿por qué ha costado tanto despegar?

-El cine español es un aeropuerto en el que tantos aviones no despegan jamás... Por desgracia, el de esta película no es un caso excepcional, pasa con muchas otras películas españolas. Y es excepcional que hayamos conseguido levantarla gracias al eco que ha tenido a nivel internacional, porque si no, no sé que hubiese pasado.

-Las turbulencias empezaron ya en el mismo rodaje en Cantabria, donde hubo hasta destrozos y algún magullado a causa de un temporal...

-La catástrofe me acompaña desde el comienzo, ya incluso antes del rodaje porque fue una odisea juntar dinero para poder hacerla. Ha sido un proceso tortuoso y nada sencillo, no he tenido el talento de tener un rodaje normal o poder decir que todo ha ido miel sobre hojuelas. Hasta en los cortometrajes los rodajes han sido extremos. Es algo de lo que tengo que aprender o quizás me acompañe por vida esta maldición.

-¿Pasar del corto al largometraje es como pasar de clase turista a primera clase?

-En el largo no tienes que demostrar más conocimientos o más sabiduría que en el corto, sólo tienes que defender tu lenguaje. Ya no son cinco días de rodaje sino seis, siete u ocho semanas, y eso ya es otra cosa.

-¿Volverás a clase turista?

-Volveré, volveré. De hecho, el último trabajo que acabo de terminar es un corto que todavía ni siquiera he volcado en internet. Lo hice para la Expo del Agua de Zaragoza y se llama 'Ciencia ficción barata', un titulo muy expresivo.

Coherencia

-Hacer 'Los cronocrímenes' como primera película, ¿es como tirarse al vacío sin paracaídas?

-Si de algo puedo presumir es de no haber pensado nunca en los paracaídas. La película es una apuesta honesta, un intento real por hacer algo diferente e inventar una fórmula antes que apropiarse de una fórmula ajena. Y me enorgullezco de esto. En el peor de los casos, la película es un salto al vacío como director, y como espectador me gustan los saltos al vacío también.

-Una vez terminada, ¿es la película que querías hacer o cambiarías algo?

-Nunca habrá un montaje del director ni habrá muchas secuencias eliminadas ni haré un 'remake'. Es la película que quería hacer, con lo bueno y lo malo. Hasta las cosas que puedo considerar defectos son producto de mi intención. No me arrepiento del resultado y me hago responsable de él.

-A la película le ha costado despegar en España, pero sin embargo en EEUU vuela alto. La productora de Tom Cruise United Artist compró los derechos para un 'remake'. ¿Cómo esta el proyecto actualmente?

-Por un lado, la película original se distribuirá este otoño a más tardar y, por otro, el 'remake' sigue adelante y se rodará este año.

-¿Puedes adelantar algunos de los nombres que participarán?

-En cuanto al director y los actores no lo sé, pero sí que la va a producir Steve Zaillian, productor de 'American gangster' y guionista de 'La lista de Schlinder', 'Juego de patriotas' o 'Peligro inminente', entre otras. Y el guionista va a ser Timothy Sexton, por lo que el plantel de nombres hasta el momento es espectacular, no puedo ser más feliz.

-Y entre la tripulación actoral, destaca el trabajo de Karra Elejalde en su triple papel de Héctor.

-Karra consigue cargar toda la película sobre sus hombros, él es la película. De alguna manera el que hace que una historia abstracta, disparatada, matemática, se convierta en algo próximo, algo posible, creíble. La labor de continuidad del personaje es exquisita, ten en cuenta que el personaje vive muchas cosas en muy poco tiempo y sufre un montón de transformaciones y es muy difícil mantener esa continuidad. Y Karra lo ha hecho con una facilidad pasmosa.

-Y cuando le distes el guion de una historia tan loca, ¿no le convirtió en una avión de papel y te le tiró a la cabeza?

-Recibí una llamada suya muy dulce a los dos de la madrugada. Había leído el guion tres veces, me llamó y estuvimos una hora hablando. Estaba encandilado, fue un momento muy especial.

-¿Cómo se ve Cantabria como paraje de rodaje desde el otro lado de la cámara?

-Cantabria plantea problemas a nivel logístico porque no hay industria establecida que pueda soportar un rodaje, pero esta tierra me seduce muchísimo. Me gustaría tener siempre opciones de poder rodar en Cantabria cualquiera de mis próximos trabajos.

Prestigio en festivales

-Como comandante primerizo en largometrajes, ¿que supone que te ha-yan colgado 'medallitas' en tantos festivales -Trieste, Amsterdam, Austin Texas, Philadelphia...-?

-Las 'medallitas' sirven para que otros confíen en tí, no para que tú tengas más confianza en tí mismo. Pero no hay que trascender el significado de las medallas porque cuando hay autores que puedo considerar como mis favoritos que no tienen casi premios, no puedo pensar que las medallas sean una razón de calidad inevitable.

-¿Y ser el único piloto español que 'aterrizó' este año en Sundance?

-Es un orgullo tremendo, algo muy excitante, además en una época en la que no habíamos conseguido sacar adelante aún la película en España, por lo que supuso un gran espaldarazo. La verdad es que disfruto mucho con los pases de la película en el extranjero, porque para ellos es una sorpresa absoluta. A veces en España chocas con que mucha gente te conoce, conoce los trabajos que has hecho y esperan de tí algo específico, mientras que en EE UU, en Sundance por ejemplo, nadie sabía de dónde había salido 'Los cronocrímenes', ni quién demonios era yo, o Karra Elejalde o Bárbara Goneaga, y en este sentido es muy excitante ver la reacción del público.

Película «viva»

-Dices que con 'Los cronocrímenes' quieres 'destrozar' la cabeza de los espectadores. ¿No es un poco 'gore'? ¿Qué querías, que los pasajeros del avión acabaran todos locos como en 'Aterriza como puedas'?

-Es una forma gráfica de decir que quiero que la película viva en la cabeza del espectador nada más salir del cine. Hay muchas películas que aún siendo deslumbrantes desaparecen de tu cabeza según sales del cine y me gusta pensar que 'Los cronocrímenes' pueda seguir agazapada ahí, en la mente del espectador. Creo que es una historia con la que puedes seguir jugando después de su final y como espectador siempre me ha gustado pensar que una película siga viva. Es estimulante, si hubiera 15 películas de este tipo a la semana, vale, pero no es común encontrarte una película así, que plantee estos retos, es divertido.

-¿Qué te ha aportado el trayecto de 'Los cronocrímenes' de cara a tus próximos vuelos en el largometraje?

-Lo mejor de todo es que la película me está abriendo puertas en Los Angeles, ya no eres un tipo que tuviste suerte con un corto y te nominaron a los Oscar. 'Los cronocrímenes' me ha permitido demostrar una cierta continuidad en el estilo, saber cómo rodar y conocer qué tipo de director eres y, poco a poco, te das cuenta de que tienes unas constantes y de que eres capaz de cambiar película a película y contar cosas distintas cada vez pero sin perder un estilo personal común.

© EDM-abc guionistas

12/06/2008 12:17:30

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.