12/08/2020


Noticias de guion

Peter Morgan y Stephen Frears hablan sobre el guion de "La reina"

Morgan
Morgan

Este viernes llega a las salas comerciales españolas "La reina" (The Queen), la segunda colaboración entre el guionista Peter Morgan y el realizador Stephen Frears, tras la producción televisiva "The Deal", como éste un trabajo anclado en la realidad política británica. Los mismos productores, Christine Langan y Andy Harries, pensaron en repetir fórmula y equipo. "The Deal", un drama para televisión sobre Tony Blair, Gordon Brown y el nacimiento del Nuevo Laborismo, fue escrito por Peter Morgan y dirigido por Stephen Frears.

En esta ocasión se trataba de contar qué se coció entre la reina Isabel II y el aún inexperto primer ministro Blair cuando murió la princesa Diana en París.

Langan y Harries confiaban en que Morgan tendría la habilidad para escribir un guion auténtico y dramático y ampliar el marco de la historia para hacer una gran película.

Morgan estaba comprensiblemente intrigado por la manera en que se iban a llevar a la gran pantalla los acontecimientos alrededor de la muerte de Diana. Pero no fue hasta que empezó a escribir que el guion comenzó a tomar forma: "Al principio pensé en un compendio de personajes en una acción de 24 horas y que se centrara en los diferentes personajes al mismo tiempo, que se veían afectados por los sucesos de aquel día", dice Morgan.

"Pronto estuvo claro que lo realmente importante era la forma en que reaccionó la familia real durante la semana entre la muerte y el funeral. Era una familia en crisis, encerrada en el aislado mundo de Balmoral. La reina decidió que para proteger a los niños, había que retirar las radios y los televisores. Así que vivían en un lugar de negación total de la realidad. La gente estaba en las calles reclamando una reacción de la familia real y no ocurría nada. Durante esa semana, hubo un sentimiento antimonárquico muy fuerte, que fue avivado por la prensa que se dio cuenta de que el foco de la culpa se estaba dirigiendo hacia ella".

Centrarse en la familia real solamente no sería bastante para hacer una buena película. Faltaba tensión dramática. Gracias a la investigación llevada a cabo por Langan y su equipo, Morgan se fijó en el papel de Tony Blair, el nuevo líder del país que acababa de ganar las elecciones, en los acontecimientos de esa semana. Rápidamente el guion de La Reina se evolucionó hacia una historia de contraste entre el viejo mundo del poder heredado y el mundo moderno de la democracia. "Se convirtió en una historia sobre la constitución, el liderazgo y el equilibrio de poder entre el primer ministro y la soberana ".

"La parte fascinante de la historia era lo que ocurría en privado", dice Langan, "este era un nuevo gobierno y había unas grandes expectativas por parte del electorado y los comentaristas políticos pero, cuatro meses después de la elección, no había habido ningún gesto significativo. De repente, con la muerte de la Princesa de Gales, Blair encontró un papel que jugar. El elemento clave de la historia era la relación entre el primer ministro y la reina y Blair sabía que él podía ser una parte muy importante en esa relación."

Uno de los elementos cruciales de "La Reina" es su atención milimétrica al detalle. Quizás esto no es sorprendente, dado que el tema que trata podría atraer criticas si no fuera escrupulosamente auténtico en lo que retrata, desde como se le sirve el desayuno a la reina a como se comporta con sus familiares más próximos en privado. Mientras escribía el guion, Morgan tuvo un equipo de investigadores filtrando la información, buscando fuentes cercanas a la familia real y buceando en los archivos de prensa y televisión. Es un proceso que el equipo ya había utilizado con gran éxito en "The Deal".

"Fui a ver a cualquier persona que quisiera hablar," recuerda Morgan. "Hay un montón de biógrafos tanto de la familia real como de los Blair y todos tienen sus fuentes, desde secretarias a mayordomos a sirvientes, etc. Hay un montón de material ahí fuera, es cuestión de separar lo real de lo inventado".

Mientras que lo relativo al protocolo y la etiqueta se solucionaron fácilmente, era fácil encontrar la coincidencia sobre como los sirvientes se dirigen a la reina, por ejemplo, Morgan tuvo que rastrear más cuidadosamente para saber como hablan los personajes entre ellos en un ambiente más íntimo y privado. "Por supuesto, como escritor, tuve que especular, pero se hace más sencillo cuando, por ejemplo, hablo con alguien que habló personalmente con el príncipe Carlos la noche que murió Diana. Sé lo que dijo así que puedo escribir esa escena de manera bastante ajustada a la realidad. Cuantos más fragmentos de información tienes, mejor puedes averiguar cuanta credibilidad tienen las fuentes que utilizas".

"Mi método es escribir lo que quiero que digan y luego investigar si es plausible, sorprendentemente lo más habitual es que esté en lo cierto. Hay escenas que son completamente fabricadas, las escena de la reina en Balmoral dónde se encuentra con el ciervo, por ejemplo".

Morgan encontró a un verdadero colaborador en el director Stephen Frears. "Él es un director-guionista. Repasa cada palabra y te hace volver atrás para hacerlas más claras. Me preguntaba constantemente que creía yo que estaba ocurriendo en una escena, yo le decía X,Y y Z, y él me decía que eso no era lo que había escrito. Hubo una criba constante en el tono, el énfasis y la clarificación. Muy pocos directores tienen ese rigor intelectual".

Por su parte, Frears es modesto acerca de su contribución: "La mayoría de lo que se rescribió del guion tiene que ver con contar la historia mejor, siempre busco la manera de hacer las cosas más fáciles para el público".

Peter Morgan ha trabajado como guionista de manera extensa para el cine y la televisión y colaboró previamente con Frears en "The Deal". Su adaptación de "El último rey de Escocia", del director Kevin McDonald, está a punto de estrenarse y prepara "The other Boleyn girl".

Entre sus créditos sobresalen prestigiosos títulos para televisión como "Langford", de Channel 4 y HBO, y "The jury". También "Enrique VIII".

En cine ha trabajado en "Martha meet Frank", "Daniel and Laurence" y "The silent touch", del celebrado director polaco Krystoff Zanussi, que compitió en Cannes en 2002.

© abc guionistas

08/11/2006 07:27:05

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.