31/10/2020


Noticias de guion

Rafael Azcona y García Sánchez insisten con "Franky Banderas" en la España del "pelotazo"


 

Este viernes ha llegado a los cines españoles "Franky Banderas", comedia que reune de nuevo al realizador y guionista José Luis García Sánchez y al guionista Rafael Azcona en una crónica coral de la España que busca el gran "pelotazo" para salir de la miseria cotidiana, aunque sea a base de explotar a un niño cantante. Juan Luis Galiardo, el niño Raulito, María Barranco, Pablo Carbonell, Chiquito de la Calzada, Teté Delgado y Juan Valderrama son los protagonistas de esta comedia, que García Sánchez califica como "sainete castizo", en la linea de anteriores cintas en las que Azcona y él participaron, como "Suspiros de España (y Portugal)", "Siempre hay un camino a la derecha", "Adiós con el corazón" o "La marcha verde".

El proyecto nació -cuenta García Sánchez- con un anuncio en el periódico: "Sacerdote en crisis se ofrece para fiestas infantiles, cuidar niños...Gregoriano y flamenco". Lechuga (Juan Luis Galiardo), actor en paro y payaso en activo bajo el nombre artístico de "Lechuguete", malvive actuando a domicilio en fiestas infantiles cuando la fortuna le pone en las manos a Paquito (Raulito), un niño cantante. Convertido en su maestro de declamación y agente artístico, Lechuga se lanza a la promoción de la criatura: para empezar lo bautiza como "Franky Banderas" y le escribe unas canciones con la colaboración de su hijo Luis, un curita obsesionado por hacer la fusión del gregoriano y el flamenco.

El camino hacia la gloria y la fama no está tapizado de rosas: en un casting Paquito está a punto de ser víctima de unos desaprensivos fabricantes de cine porno, pero el escándalo consiguiente lo lleva a un programa radiofónico que puede ser el de su lanzamiento. Lechuga, convencido de que nada como el melodrama para cautivar al público, revela en el programa que el niño es hijo más o menos natural y se declara padre putativo y esposo de la madre; desgraciadamente su legítima esposa irrumpe en el estudio dispuesta a estropearle el pasodoble, pero como no hay mal que por bien no venga este segundo escándalo le abre a Franky las puertas de la televisión y a Lechuga el corazón de su madre.

Ya popular, una casa discográfica se hace con la exclusiva del pequeño artista; pero su risueño porvenir —o lo que es lo mismo, el olor del dinero— atrae a quienes hasta entonces no se han ocupado de él, pero que ahora se creen con derechos a su custodia o, sea, a la explotación de la mina…

Cree García Sánchez que "el pueblo español sigue teniendo un corazoncito en el que hacen su fusión la ternura y el sexo, la necesidad y el hartazgo, el arte y la televisión", y añade sobre su película: "Esta es una comedia sobre unos pobrecitos perdedores, lo que ocurre es que, mientras en el sainete los pobres se resignan a su suerte, aquí no, aunque el resultado en ambos casos es el mismo".

© abc guionistas

20/02/2004 17:43:13

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.