12/08/2020


Noticias de guion

Tony Gatlif presenta en España su nueva incursión en la cultura gitana


 

Tres de los temas que más interesan a Tony Gatlif se reunen en "Swing": la música, el mundo de los gitanos y las cuestiones sociales. Dos años después de su estreno internacional, llega a España la última película de este argelino de nacimiento, afincado en Francia y con raíces gitanas. El mundo de sus antepasados, ya expuesto en sus más conocidos títulos -"Vengo", con Antonio Canales, "El extranjero loco" y "Latcho drom", entre otros- vuelve con este "Swing" en el que un niño francés de clase alta toma contacto con la cultura "manouche" (gitana francesa) a través de la música y el primer amor. "Los gitanos tienen una alegría de vivir innata, que les ha ayudado a seguir adelante, pero a la vez tienen la tristeza de la segregación", explicaba el realizador y guionista este lunes en Madrid.

Considera Gatlif "únicos" a los gitanos europeos, de los que dice que los instalados en Francia son los más antiguos. "Han estado perseguidos desde siempre y no han bajado la guardia ni los ojos. Su orgullo es su gran fuerza", dice el realizador, que no obstante matiza que ahora en su país de residencia las diferencias son más de clase que de raza: "En Francia se ha superado el problema del racismo, pero subsiste el que se da entre pobres y ricos. Ahora ya no hay problemas con los negros, judíos o árabes si son de un mismo estrato social".

"Swing", que se estrena el 27 de este mes, cuenta la historia -ideada y escrita en solitario por Gatlif- de un niño francés, Max, que se siente atraído, a pesar de su edad (10 años) por el jazz a la guitarra y el arte de tocarla al estilo "Reinhart" de los "manouches". Se compra una vieja guitarra y consigue un maestro que le enseñe a usarla, mientras profundiza en el mundo de los gitanos a través de una niña, Swing, una "manouche" de su misma edad que le fascinará por su magnetismo, su seguridad y su libertad.

Además de muchos músicos gitanos, que participan -según explica Gatlif- por el puro placer de verles actuar, protagonizan la película actores no profesionales, entre los que los dos protagonistas fueron los más difíciles de encontrar: "A los niños no les gusta, les incomoda, hacer de personajes enamorados. Enseguida de sonrojan, pero tuve suerte con Oscar Copp y Lou Rech, quienes uno delante del otro fueron capaces de estar mirándose durante más de 40 segundos, lo que para dos niños es mucho tiempo".

© abc guionistas

18/02/2004 15:35:42

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.