31/03/2020


Noticias de guion

"Un monstruo de mil cabezas", gran inicio de la competencia mexicana en Morelia 2015

Santullo y Plá
Santullo y Plá

Luego de haber recibido entusiastas comentarios tras su paso por la sección Orizzonti del reciente Festival de Venecia, llegó el momento del estreno nacional y que más en la competencia de la décimo tercera edición del Festival de Cine de Morelia. "Un monstruo de mil cabezas", del cineasta Rodrigo Plá y adaptación de la novela homónima de Laura Santullo, pareja creativa y sentimental de Plá, fue la primera cinta de concurso en ser proyectada y ratificó su calidad en tierras michoacanas. El film retrata el drama que vive una familia de clase media que es afectada por la difícil situación que vive uno de sus miembros afectado por cáncer, quien requiere de medicaciones de alto costo que son negadas por el sistema de salud privado con el que cuenta.

En un desesperado intento por conseguir el tratamiento que necesita su marido para sobrevivir, Sonia Bonet se enfrenta a la indiferencia y desidia de las corporaciones, así como a la manipulación y corrupción del sistema sanitario, lo que la lleva, junto con su hijo, a una vertiginosa espiral de violencia. En ese sentido tiene varios puntos de contacto con su opera prima "La Zona" y con la anterior "La demora"; y sin embargo hay un ingrediente novedoso que surge en la filmografía del director: el humor negro. "Todas mis películas van a heredar un poco de las anteriores", ha dicho Plá.

"En relación al cambio de estilo, con Laura Santullo siempre decimos que tratamos de ser lo más fiel posible a lo que estamos haciendo, también tratamos de buscar nuevos lenguajes y procuramos no quedarnos estancados en algo, si estamos cómodos con una situación buscamos otras. Tenemos algunos puntos de contacto con "La demora", allí teníamos dos puntos de vista: el del padre y la hija y queríamos como ellos vivían esa situación de la cercanía. En el caso de "Un monstruo…" es como si lleváramos a su límite más extremo esa situación y queríamos estar de diversos personajes. Nos importaba retratar sus personajes. Es lo que les está pasando a ellos, más que los acontecimientos, por eso muchas veces las acciones están fuera de cuadro. Eso es lo que importaba, vivir con ellos esa experiencia y te digo todas mis películas van a heredar un poco de las anteriores, eso es inevitable", agregaba el cineasta uruguayo afincado en México.

"La multiplicidad de los puntos de vista y el contarlo de otros ángulos, le otorgaba el equilibrio que pretendíamos. Esta es una película que surge a partir de la novela de Laura Santullo, mi compañera, que se llama igual "Un monstruo de mil cabezas", y que decidimos adaptar al cine. Sentimos que era lo que teníamos que contar en este momento, porque nos entusiasma. Al mismo tiempo, tratamos de conservar el mismo recurso narrativo de la novela, esa particularidad de estar escrito en primera persona, está compuesta de una serie de monólogos. Así fuimos dándole esa estructura que sentíamos que ayudaba a equilibrar la historia, sentíamos que si la narrábamos sólo desde el punto de vista de nuestra protagonista principal, había una opinión manifiesta de parte nuestra, empezaríamos a sentir empatía y nada más. La multiplicidad de los puntos de vista y el contarlo de otros ángulos, le otorgaba el equilibrio que pretendíamos", concluía.

Laura Santullo, por su parte, comentaba: "Aún en las situaciones más desgraciadas e infelices, suceden las cosas pueden ser graciosas. Lo del humor es algo que habíamos platicado, a veces sentíamos que nos podíamos volver muy solemnes y uno va envejeciendo, y en realidad la vida misma es así, puede que estén sucediendo cosas ultra dramáticas y jodidas, de cualquier manera pasan situaciones cómicas o que te roban una sonrisa porque así es la vida. Esta apuesta nuestra por la naturalidad, puede que les resulte absurdo pero de todas maneras podría pasar. Es un humor que más que hacer bromas o chistes, apuesta a contar a lo que ocurre en la vida normal".

Antes de cerrar el encuentro con la prensa, Rodrigo Plá se tomó un minuto para hacer una curiosa y sincera petición a todos los representantes de los medios de comunicación: "Me crie en la cultura uruguaya pero me formé en México y me hice mexicano. Tengo más de 38 años en México. Siempre dicen el cineasta uruguayo, no sean gachos. Soy cineasta mexicano, si quieren chilanguayo. No me manden del otro lado y como diría Chabela Vargas: Los mexicanos nacemos donde se nos da la rechingada gana".

28/10/2015 11:45:03

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.