15/11/2019


Noticias de guion

Woody Allen dice que escribir guiones es "una terapia"

Allen y Johansson
Allen y Johansson

Al presentar su película "Match point" en Cannes, Woody Allen contó a los periodistas que escribir guiones para sus películas forma parte de sus terapias para superar depresiones, ansiedades y neurosis. Este último trabajo del autor de "Manhattan" y "Bananas" no es una comedia pura, aunque el público ría ocasionalmente. En cualquier caso, el humor de "Match point", que toma su título del origen tenístico del personaje protagonista (Jonathan Rhys Meyers), es negro y cínico.

Lo que plantea Allen es la historia con final feliz de un "trepa" capaz de todo por ascender socialmente, incluído un crimen que por azar acaba siendo impune.

"Creo que el cinismo es una de las formas de explicarse la realidad, aunque para mí no es una película cínica, sino una perspectiva correcta sobre ese tema particular que es el castigo en nuestra sociedad", ha dicho Allen.

Aseguraba el realizador y guionista que no es caprichosa su elección de Londres como marco para esta historia, sino consecuencia de la dificultad que conlleva para él filmar en su país, donde los espectadores y los financieros han dejado de apreciar ese cine personal y con frecuencia crítico.

"Los estudios y los inversores quieren tener una implicación cada vez mayor en los proyectos. Pretenden aumentar su control, revisar el "casting", leer mis guiones y de vez en cuando aparecer por el plató. Es una situación que no me gusta nada y no acepto. Lo que me apetece es que me manden el dinero en una bolsa y algunos meses más tarde yo se la devuelva con mi película dentro... Eso es todo", decía en una concurrida rueda de prensa.

Con menos ironía, añadía que una historia como la de "Match point" puede desarrollarse en cualquier lugar, y si en Gran Bretaña se lo ponen más fácil... Ahí se queda. De hecho, comentaba que el siguiente también será londinense.

Sobre aspectos más generales de su carrera, el cineasta considera que si a los 69 años continua haciendo al menos un film al año es porque el trabajo de escribir, rodar y montar se ha convertido para él en una terapia, igual que en las instituciones mentales proponen talleres de pintura. "El cine se ha convertido en mi distracción, si no lo hiciera no tendría nada más en qué entretenerme. Continuamente estoy confrontado a todo tipo de depresiones y neurosis, y esto es una terapia que me ha permitido mantenerme a distancia del mundo real durante años", agregaba.

© abc guionistas

13/05/2005 13:28:14

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.