13/12/2010 - 14 usuarios online


Noticias de guion


"El Hobbit" se queda en Nueva Zelanda, después de que su gobierno ceda ante la Warner


 

Las hemerotecas suelen ser las enemigas que más temen los políticos, pero en este caso no tuvieron tiempo de clasificar los diarios en los que el gobierno neozelandés negaba, esta misma semana, que fuera a poner más dinero sobre la mesa para asegurarse la permanencia de la ficticia Tierra Media en su isleño suelo. "El Hobbit", díptico de Peter Jackson, precuela de la saga "El señor de los anillos", se queda en Nueva Zelanda en un acuerdo anunciado este miércoles entre las autoridades locales y la Warner Bros, que Reuters estima tendrá un costo de 25 millones de dólares para el erario público.

El propio primer ministro neozelandés, John Key, anunció en conferencia de prensa que las dos películas, presupuestadas en 500 millones de dólares, se filmarán en su país, en las previstas fechas de febrero. Para posibilitarlo, el gobierno que preside -pocos días después de decir que no pagaría por "conservar la Tierra Media"- se ha comprometido incluso a reformar la legislación laboral para favorecer las peculiares relaciones laborales en la producción cinematográfica. Pero, además. Nueva Zelanda elevará su desgravación fiscal para grandes producciones (del 15%) con unos suplementarios 15 millones de dólares entre ambas partes de "El Hobbit", y se ha comprometido -por si todo ello fuera poco- a gastar otros 10 millones en una campaña conjunta con el estudio de Hollywood para promocionar simultáneamente la película y Nueva Zelanda como destino turístico.

Después de todas las ventajas obtenidas, Warnes Bros. debería estar muy agradecida al sindicato de actores neozelandés, que inició el conflicto exigiendo sentarse a negociar las condiciones laborales de su colectivo en la producción. Como consecuencia del boicot -luego levantado- que provocaron, la "major" norteamericana amenazó con llevarse el rodaje a otro país, y para evitarlo, el gobierno "kiwi" ha tenido que "regalarle", desmintiéndose a sí mismo, 25 millones. Negocio redondo...

Claro que en este caso Nueva Zelanda también sale ganando, ya que economistas calcularon en 1500 millones de dólares los beneficios que el país obtendrán por asociar de nuevo su nombre a las obras de Tolkien realizadas por el cineasta local Peter Jackson.

© abc guionistas

27/10/2010 21:41:01