05/01/2010 - 15 usuarios online


Noticias de guión

José Rivera habla de su nuevo guión que llega a los cines USA, "Trade"

José Rivera
José Rivera

Aunque ha trabajado ya cerca de dos décadas en el teatro y en la televisión, el puertorriqueño José Rivera llamó la atención de los cinéfilos hace sólo tres años, cuando se estrenó "Diarios de motocicleta", la celebrada película reconstruía un momento particularmente importante en la juventud temprana de un argentino que sería luego el guerrillero más famoso de todos los tiempos: el Che Guevara.

Lo curioso es que, si bien toda la película se encontraba hablada en español, el guión original fue desarrollado en inglés por Rivera, ya que el escritor nació en San Juan (la capital de Puerto Rico), pero se trasladó con sus padres a Nueva York cuando tenía sólo cuatro años.

"Después de eso, Walter [Salles, el director brasileño], el productor argentino [Daniel Burman] y yo hicimos la traducción", dice Rivera, entrevistado en inglés por La Opinión de Los Angeles. "Los actores ayudaron mucho durante el rodaje con la jerga, las malas palabras y esa clase de detalles".

El motivo de la charla es el inminente estreno de "Trade" (este viernes en EEUU), una cinta cuyos diálogos en español se trabajaron de un modo semejante.

"A mí me interesa que las películas sean lo más realistas que se pueda", defiende Rivera, mostrando una actitud distinta a los que defienden completamente la pureza del guión. "Si un actor improvisa y sale sorpresivamente con algo bueno, hay que aceptarlo. Creo que un buen director le permite a sus actores tomar su propio camino".

Aunque llamó la atención que "Diarios de motocicleta" hablara de un guerrillero argentino que alcanzó notoriedad mundial en Cuba a través de un guión escrito por un nuyorican, Rivera tiene mucho que decir al respecto.

"Ese film fue un caso muy especial, porque tuvo a un productor argentino, un escritor puertorriqueño, un director brasileño, un director de fotografía francés, un protagonista mexicano y dos financistas europeos", señala el escritor.

"Fue un proyecto completamente internacional; y eso era lo más apropiado, porque el Che es un personaje muy internacional, ya que a pesar de ser argentino, se convirtió en el símbolo de la revolución cubana y viajó alrededor del mundo para difundir sus ideales socialistas".

"Trade" —que fue dirigida por el alemán Marco Kreuzpaintner— se inicia en México, pero se traslada después a los Estados Unidos, y tiene entre sus personajes a integrantes de la mafia rusa, una joven polaca, dos adolescentes mexicanos y un estadounidense blanco (interpretado por Kevin Kline).

"Creo que actualmente vivimos en un mundo de esas características; hace sólo unos años, hubiera sido imposible filmar un film como éste en los Estados Unidos o recibir con los brazos abiertos películas como "Y tu mamá también" y "Como agua para chocolate", dice el entrevistado. "Para la gente que vive aquí, se ha vuelto una necesidad tratar de entender las diferentes culturas que la rodean".

El problema se da cuando la búsqueda no se produce para entender a estas culturas, sino para aprovecharse de ellas, como Rivera lo ha mostrado en varias de sus historias.

"Ese es el lado oscuro del asunto, porque la tendencia colonialista de este país tiende a explotar los recursos naturales de otras naciones para satisfacer el consumismo local", afirma el guionista y dramaturgo. "Pero el lado positivo de todo esto es que la cultura en sí sirve para el beneficio de todos y hacer películas de tendencia internacional es nuestro aporte a ese entendimiento".

Rivera reconoce que los productores de "Trade" tuvieron un interés comercial cuando lo llamaron para escribir el guión de esta película, debido al éxito que había tenido con "Diarios de motocicleta" (que lo llevó a estar nominado al Oscar de Mejor Guión Adaptado).

"Al principio, no estaba seguro de aceptar el proyecto, porque me parecía que el tema —las jovencitas que son secuestradas en México para ser sometidas al comercio sexual— se prestaba para hacer algo sensacionalista", comenta. "Yo no quería hacer algo que satisfaciera instintos malsanos y complaciera a los pedófilos; pero, cuando hablé con Roland [Emmerich, productor de la cinta y director de éxitos como "Independence Day" y "El dia de mañana"], me di cuenta de que su aproximación al asunto era mucho más sensible y compleja de lo que yo esperaba".

Rivera asegura que todo lo que escribe, ya sea para el cine o para el teatro, se centra en el aspecto humano de lo que ocurre en el mundo.

"Quería darle un rostro al problema que se retrata en el film", precisa. "Cuando entrevisté a las mujeres que me sirvieron para desarrollar el guión, pensaba constantemente en las razones que les habían permitido salir adelante. Para mí, esta película no es sobre víctimas, sino sobre sobrevivientes".

En ese sentido, Rivera quiso que la cinta se centrara en las relaciones de solidaridad, como la que se da entre el estadounidense que busca a su hija (Kline) y un mexicano que se encuentra tras los pasos de su hermana secuestrada (César Ramos), así como la que se produce entre la niña raptada (Paulina Gaitán) y una joven de Europa del Este que se encuentra en la misma situación (Alicja Bachleda-Curus).

El interés de Rivera en temática sociales dice mucho de su posición ante la vida. "Mis padres eran muy conservadores e iletrados y el único libro que teníamos en la casa era la Biblia", recuerda el guionista, que se encuentra actualmente desligado del catolicismo.

"Cada vez que mencionas a Fidel Castro mi madre se persigna, porque para ella, él es la encarnación viva del Diablo", agrega el entrevistado con una risa. "Pero yo estoy muy inclinado hacia la izquierda; crecí en la época de Malcolm X, Bobby Kennedy, el Che Guevara y Martin Luther King y todos ellos eran mis héroes".

© abc guionistas

26/09/2007 17:47:34