04/01/2011 - 22 usuarios online


Noticias de guion


Abu-Assad: "Aparte de cómo los juzguemos, los terroristas tienen una historia"


"Paradise now"

"Paradise now", del palestino Hany Abu-Assad, recién estrenada, fue galardonada con el Premio del Público, el Premio a la mejor Película Europea y el premio Amnistía Internacional del Festival de Berlín 2005. Rodada íntegramente en Nablus, propone una interesante visión de la vida cotidiana de personas en circunstancias desesperadas. Explora las legítimas razones de la resistencia a la ocupación sin justificar en ningún momento la pérdida de vidas humanas, a través de la historia de dos amigos que se presentan voluntarios como bombas humanas. Abu-Assad escribió el guion junto a Bero Beyer.

- ¿Cómo nace la idea de la película?

Cada día leemos en el periódico que ha habido un nuevo atentado suicida. Es un acto muy extremo y por eso empecé a preguntarme, al igual que todos, qué les empujaba a hacerlo. Entonces me di cuenta de que nunca les oímos a ellos, no sabemos qué piensan. ¿Cómo pueden justificarlo? No me refiero sólo a sus familias, sino también a ellos mismos. Aparte de cómo los juzguemos, tienen una historia, una lógica.


- ¿Cómo investigó el tema de los suicidas para hacer el guion?

Estudié la transcripción de interrogatorios hechos a suicidas que no habían conseguido su objetivo. También leí los informes oficiales israelíes. Hablé con personas que habían conocido a algunos que sí habían muerto, con sus familias, sus amigos, sus madres. No había un patrón, un estereotipo, ninguna historia se parece.


- ¿Cree que tendrá problemas con grupos israelíes y judíos que puedan considerar que la película está demasiado a favor de los suicidas?

Sinceramente, espero que no. Con esta película sólo quiero dar pie al debate, un debate significativo referente a los temas reales que nos ocupan. Al parecer, hay mucha inquietud por lo que la gente pueda pensar, pero espero que la película sirva para estimular el pensamiento. Me parece bastante obvio que la película no apoya la violencia. Creo que todo esto ha surgido a partir de la idea de la película, pero no de la película en sí. Es una reacción automática. Sólo espero que la gente vea la película antes de hacer comentarios. No pido más. Lo curioso es que mientras rodábamos, estábamos muy preocupados por lo que pudieran pensar los palestinos. Es verdad que pongo un rostro humano a los suicidas, pero también soy muy crítico con ellos. Sin embargo, nadie me pregunta si me preocupa la reacción palestina. Ahora bien, ¿qué hace la ocupación con los seres humanos? ¿Qué es esta realidad? Aunque no se esté de acuerdo con ellos ni con lo que hacen, no podemos olvidar que son seres humanos.


- ¿Sugiere que existe una equivalencia moral entre los ataques israelíes en Gaza y Cisjordania y los atentados suicidas?

Es imposible mostrar la totalidad y la complejidad de la tragedia palestina en una película. No se puede tomar partido alegando cierta moralidad simplemente porque matar es inmoral. La situación está fuera de lo que llamamos “moralidad”. Creo que no me equivoco al decir que la ocupación ha creado a los suicidas. Algunos israelíes se empeñan en que los palestinos deben abandonar la violencia para que empiece el proceso de paz. Me parece un argumento cíclico. Ningún pueblo merece ser ocupado.


- ¿Cómo se describe? ¿Se considera árabe-israelí, tal como llaman los israelíes a los palestinos que viven en Israel, o palestino?

No soy árabe-israelí, esta expresión no es correcta. Soy palestino. Tengo pasaporte israelí, pero eso no significa que lo sea. Mientras Israel siga siendo un Estado judío, no podré ser israelí ya que no soy judío. No me opongo a que los judíos estén en Palestina, pero no puedo estar de acuerdo con un Estado que convierte a los habitantes en extraños en su país.


- ¿Israel tiene algo que ver con la película?
Uno de los coproductores, Amir Harel, es israelí.


- ¿Por qué escribió y rodó esta película?

Para dar pie a un debate y para convertir en visibles las historias de las personas invisibles.


- ¿Fue un problema rodar en Nablus?

Fue una locura rodar allí. Cada día teníamos un nuevo problema. Tanto los israelíes como los palestinos están acostumbrados a ver pequeños equipos de televisión. Pero lo nuestro no era un pequeño equipo que podía filmar algo y echar a correr. En total, éramos 70 personas y 30 camiones. A ver quién echa a correr y se esconde con eso... Luego, a unos pistoleros palestinos se les metió en la cabeza que rodábamos una película contraria a la causa palestina. Sin embargo, otros grupos o facciones apoyaban el rodaje porque opinaban que luchábamos por la libertad y la democracia. Hubo un grupo que decidió que no presentábamos correctamente a los suicidas. Vinieron a vernos con armas y nos pidieron que lo dejáramos. Pudimos seguir porque otros grupos nos apoyaban


- ¿El equipo llegó alguna vez a estar atrapado en un fuego cruzado?

No hubo un solo día que no tuviéramos que detener el rodaje. Parábamos, esperábamos a que todo se calmara y seguíamos.


- ¿Es verdad que seis técnicos alemanes abandonaron el rodaje?

(Ríe). No les culpo. La vida es más importante que una película. Se fueron al cabo de veinte días, después de que los israelíes lanzaran un misil sobre un coche cercano. También porque unos hombres armados nos ordenaron que abandonáramos el lugar. Pero creo que se fueron porque estábamos demasiado cerca de la destrucción, y la situación empeoraba. El mayor peligro viene de los misiles. Los tiros se oyen y basta con alejarse. Pero un misil no hace ruido hasta que cae. Eso sí da miedo.


- Aunque intentaron seguir trabajando en estas condiciones, acabaron por dejar Nablus e irse a Nazaret.

Hubo una explosión y tres hombres murieron cerca de donde habíamos rodado la noche anterior. Estaba claro que no teníamos otro remedio, debíamos marcharnos. Queríamos seguir rodando en Nablus por cuestión de continuidad, pero al final todo salió bien.


- Decidió rodar en 35 mm. Sin embargo, habría sido más rápido y más fácil usar una cámara digital, ¿por qué tomó esa decisión?

Era un modo de diferenciar la película de las noticias que vemos cada día en la televisión. La película no sólo retrata la realidad, también usa la realidad para hacer un cuadro.


- Pero la película parece muy realista.

Bueno, es naturalista. Pero sigue siendo una película, una historia. Por un lado, la película es una ficción y, por otro, tiene que parecer real. Siempre la veía como un thriller. De hecho es un thriller político, pero también es una película psicológica, un western y una de gángsteres. Desde que Cisjordania está ocupada, casi se ha convertido en el salvaje Oeste. Al menos lo parecía mientras rodábamos.

© Golem / abc guionistas

30/09/2005 14:20:24