06/07/2016


Noticias de guion

Michael Moore: "Alguien tiene que alzar la voz contra un sistema que alienta y garantiza la corrupción"


Moore

Llega este fin de semana a España el último trabajo del documentalista más popular de Norteamérica y quizás del mundo, cuyos dardos se han clavado en los últimos años en problemas que afectan a su país y a buena parte del planeta: la violencia urbana y el uso de armas, la invasión de Irak, la sanidad o ahora la nueva crisis del sistema capitalista que ha dejado sin trabajo, casa y ahorros a millones de personas. Michael Moore, productor, director y guionista, "mosca cojonera" del poder y las grandes compañías, con su cierta carga de amarillismo, sigue siendo una referencia crítica que remueve conciencias, ahora a través de "Capitalismo: Una historia de amor".

- ¿En qué se ha inspirado para hacer esta película? ¿Por qué precisamente ahora?
En Estados Unidos, la gente tiende a esperar que el polvo se acumule antes de discutir abiertamente ciertos temas y decir algunas cosas. Incluso aunque lo tengan ante sus narices y sepan que algo ha ido mal, siguen la corriente. La gente se adapta y acepta soluciones mediocres, se siente a gusto y se acomoda lo mejor que puede. Mucha gente considera que es suficiente agachar la cabeza y taparse la nariz para apañárselas. Pero alguien tiene que alzar la voz.

- Pero, ¿Se pueden cambiar las cosas?
Mi objetivo es plantear las preguntas que se han ido formulando en mi cabeza desde hace un tiempo y que considero que debe hacerse la sociedad. La tarea del artista, del músico o del director no es seguir a la multitud. Los políticos no van a cambiar nada por su propia iniciativa personal, porque para ellos no tiene sentido ser valientes, es demasiado arriesgado. Las personas son las que tienen que hacer que cambien. Así, cuando emerja la verdad y el panorama esté claro, los que se encogían de hombros e ironizaban cambiarán de idea y se parecerán precisamente a las personas aisladas de las que se habían burlado.

- ¿Cómo ve "Capitalismo..." dentro de su trayectoria?
Empezamos con la producción en la primavera de 2008. Pero, en realidad, estoy haciendo esta película desde hace veinte años. Después del debut con "Roger & Me", en 1989, ha habido vínculos e ideas comunes, presentes en todos mis proyectos. "Capitalismo: Una historia de amor" no sólo es la continuación de este trabajo sino que es su culminación.

- Mucha gente está enfadada por las recientes crisis financieras y el efecto que han tenido sobre las inversiones, los puestos de trabajo, los precios de las viviendas y los presupuestos de los gobiernos, pero quizá no saben a quién culpar. ¿Esta película nos ayudará a descubrir al responsable de este desastre?
No creo que sea un misterio quién está detrás de este desastre financiero. Ha habido una enorme rabia que se ha concentrado contra los bancos y las instituciones financieras, que han puesto en peligro nuestra economía y que la han destruido, así como hacia los políticos que han permitido que eso sucediera... No me tire de la lengua...

- ¿Cúal fue su aproximación a esta nueva crisis del sistema capitalista?
Mi película no describe un boom, una quiebra o un rescate financiero. Empecé a trabajar en este proyecto antes de que la economía cayera en picado o antes de tener ni la menor idea de que habría habido un enorme préstamo por parte del Tesoro estadounidense un mes antes de las elecciones presidenciales. No me concentro en un individuo, una sociedad o un problema en concreto, sino en el panorama de conjunto. Esta película ataca a un sistema que permite, alienta y, lo que es más importante, garantiza esta corrupción.

- En lo que se refiere al gobierno, parece que hay muchas personas a las que culpar, puesto que miembros de ambos partidos políticos han contribuido a crear la situación actual. ¿En Washington hay alguien con las manos limpias?
En el mundo no hay suficientes toallitas desinfectantes para limpiar Washington. Esta película menciona nombres y ataca a los dos partidos, sin miedo o parcialidad. Todas las discusiones políticas tienen el defecto de pasar del plano de los liberales contra los conservadores y de los demócratas contra los republicanos. Pero sólo es una forma de distraer la atención del problema verdadero: el sistema en el que vivimos posee a ambos partidos, tanto a los liberales como a los conservadores. De cuando en cuando, se producen durísimos enfrentamientos entre los dos partidos, pero ambos intentan permanecer en el poder y lo último que quieren es hundir la nave. Esta película habla de los problemas que no se abordan en el Congreso o en los talk show de los domingos por la mañana (que son patrocinados por Boeing, AT&T;, Archer Daniels Midland, ExxonMobil…).

- ¿Que piensa que se le quedará al público de esta película?
Diversión y rebelión.

© Alta Films-abc guionistas

05/01/2010 20:04:06

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.