05/01/2010 - 11 usuarios online


Noticias de guión

Guionistas venezolanos se suman a la reflexión sobre el cine nacional en "El público"


Marcano

Recogiendo la opinión de quienes han sido partícipes de la historia del cine venezolano desde las butacas y mesas de decisiones, el joven realizador Sergio Marcano, presenta El Público, un documental que muestra el papel que juega el espectador en la producción y exhibición de la cinematografía nacional, informa la Agencia Bolivariana Nacional.

Guionistas, productores y actores; críticos y analistas, distribuidores y exhibidores, emiten sus argumentos, mientras que un sector de la audiencia opina sobre el cine venezolano. El documental de corte analítico está estructurado por preguntas que se ha venido haciendo el director: ¿qué hace a una película taquillera? ¿Cómo ha afectado la piratería? ¿El cine venezolano es malo? Entre otras.

El Público fue estrenado el jueves 19 de febrero en la Cinemateca y estará en la programación de las salas regionales de la institución. Forma parte de la serie Amo la vida: voy al cine, producida por Tango Bravo, C.A. y transmitida por Vive Tv. También puede ser visto a través de la página web www.youtube.com.

El realizador Sergio Marcano, también autor de los documentales La edad de oro del cine venezolano, señaló que El Público es la continuación lógica de estos, porque estudia y reflexiona sobre lo sucedido en este sector en materia política, tendencias dramáticas, estilísticas y la fluctuación de los intereses de los espectadores desde los años 90 y lo que va del siglo XXI.

'Es como ver la otra cara de la moneda. Siempre aquí se está hablando de que queremos hacer una industria y nunca sale bien, y para mí la razón fundamental de ese problema es el público, que está siendo ignorado en buena medida (...) Mi motivación principal era averiguar cuál es el fin real de las películas nacionales'.

Entre las sorpresas que se consiguió Marcano durante la producción del documental, destaca como la más interesante, el hecho de que el público le manifestaba que quería ver cine de género venezolano.

'Mucha gente pedía terror y eso me sorprendió porque yo quiero hacer terror y he metido muchas veces guiones en concursos venezolanos, y es ignorado. Es como si aquí el hecho de hacer películas que complazcan el gusto de la gente causara como prurito, no sé por qué pero aquí no queremos hacer cine para el espectador y me parece una cosa muy tonta porque el arte tiene sentido realmente cuando lo observa la gente... Aquí se le tiene como cierta idea, cierta tirria al concepto de entretenimiento por razones que desconozco', señaló.

Para Marcano, en Venezuela existe mucho miedo a tratar muchos temas y sobre eso, recalcó, 'me voy a poner bastante de izquierda'.

'Creo que tiene que ver con que hay una población concretísima de cineastas, que tienen una clase social específica y tratan temas que probablemente son de esa clase y no se dan cuenta de que hay otro tipo de cosas. Creo que sí, hay como una tendencia a complacer el ego de estas clases sociales, sobre todo en los 90', citando como ejemplos el cine de Diego Rísquez o Jacobo Penzo.

Asimismo, realizando El Público, comprobó que aunque hay mucha gente con muy buenas ideas y ganas de hacer cosas distintas, hay una traba gigante entre los que leen los guiones, dicho por la propia gente del medio y que no dejan pasar las películas que tienen como más 'riesgo'.

'Es como si en Venezuela se hiciera un cine casi como familiar, como si no se pudiera transgredir. Las películas venezolanas todas son clase (censura) A o B y si se pasan al C no es precisamente porque tengan un concepto muy duro de roer sino porque se exhiben unas tetas o algo de sexo, no por amoral o duro, crítico. Eso no existe hoy, en los 70 y 80 sí. Saber que la propia gente del medio sabe que el problema está en las comisiones de estudio de proyectos, es una cosa que me reconfortó mucho', reflexionó.

Sin embargo, con El Público, Marcano no pretende dar la solución al problema, sino fomentar una discusión abierta a todos, sin dejar de opinar que definitivamente hay que tomar caminos nuevos en lo que se filma, dejarse de pacaterías y hacer cosas más interesantes y que reten al espectador, que le hablen en un lenguaje diferente al de la televisión, porque en ese sentido, acota, el cine venezolano no está aportando nada nuevo.

'Creo que la gente joven tiene que empezar a discutir para quién está haciendo el cine que está escribiendo. Ya basta de ese egoísmo de hacer cine para uno mismo, para complacer su ego, eso no puede seguir pasando. El cine es para la gente, para que lo vea, se entienda, se identifique, lo odie, lo que sea...'.

Además de arriesgarse visualmente (cámara y montaje), considera que hay que identificar los temas que le podrían interesar al espectador con guiones que impacten, porque también la taquilla es importante para el desarrollo de una industria de cine nacional.

Sobre el futuro del cine venezolano, confiesa tenerle mucha fe a la Villa del Cine, aunque cree que siempre le ha faltado claridad ideológica porque todavía las películas que ha producido son ambiguas en cuanto al respaldo de una ideología específica.

'Tengo mucha esperanza porque conozco a David Rodríguez (presidente de la Villa del Cine) personalmente y sé que es un tipo muy inteligente y estoy seguro de que se va a rodear de gente muy inteligente también, y bueno, con el CNAC sí la cosa es como un cáncer gigante. Yo no sé qué va a pasar, ahora acaba de cambiar su directiva también. Pero sí creo que la injerencia de los gremios es muy peligrosa, porque son excesivamente conservadores. Y si yo señalara un responsable de que el cine venezolano esté en la fase que está de desface estético, no tendría ningún prurito en señalar a la ANAC y Caveprol como los grandes responsables de que esté como está', sostuvo.

'El Estado tiene que darse cuenta de que el cine es una cosa importantísima, así como la televisión, para establecer ideologías y la imagen del país'.

Egresado de la Escuela Internacional de Cine y TV de San Antonio de Los Baños (Cuba) y de la Escuela de Artes de la UCV, Sergio Marcano es guionista, editor y director. Su trabajo como guionista ha sido reconocido por Casa las Americas y por la Fundación Carolina (España), con el guión llamado Malas Aguas –participante II Curso de desarrollo de proyectos cinematográficos Iberoamericanos- y junto a un grupo de guionistas emergentes le fue otorgado mención honorífica en el Primer concurso internacional de guiones organizado por La Villa del Cine, con el proyecto Caracas tiempo real.

© ABN / abc guionistas

27/02/2009 09:25:56