17/05/2009 - 16 usuarios online


Noticias de guión

Glatzer y Westmoreland estrenan "Quinceañera", guión elogiado en Sundance


Los autores

Considerada la sensación de la última edición del Festival de Cine de Sundance por haber conseguido el premio del público y del jurado, "Quinceañera" se estrenará este viernes en los Estados Unidos presentado un reparto de nuevos intérpretes latinos inmersos en una historia sobre sueños y decepciones en el país del norte, aunque extrañamente no son latinos sus guionistas y directores, sino un estadounidense y un inglés que escribieron y rodaron esta película tras realizar diferentes producciones de temática "gay" y entrar en contacto con la comunidad latina.

Richard Glatzer es de Queens, Estados Unidos y Wash Westmoreland de Leeds, Inglaterra. La vida unió el camino de estos dos realizadores, que decidieron compartir techo en las afueras de Los Ángeles, más precisamente en Echo Park, un lugar donde los "gringos" se dejan ver poco y los latinos son mayoría. Entrar en contacto con la comunidad latina los introdujo a un nuevo mundo que luego se transformaría en tema central de su guión, que nació tras ser invitados a la tradicional celebración de los 15 años de una joven.

"Quinceañera" cuenta la historia de Magdalena, una chica de 15 años que descubre que está embarazada, lo cual provoca un rechazo en sus padres, que deciden expulsarla de su casa, al igual que lo hacen con Carlos, su primo, cuando descubren su homosexualidad. Con esta base, Glatzer y Westmoreland ponen en marcha un film que han definido al periódico La opinión como "un drama inglés con reggaetón", ya que tomaron la estructura de los dramas ingleses de los años 60, centrado en los dramas de gente ordinaria, agregándole condimentos latinos como el reggaetón, el ritmo que se impone entre los jóvenes.

Mucho de lo que se ve en la cinta son aportes hechos por los propios integrantes del reparto de este largometraje, encabezado por Emily Ríos (Magdalena) y Jesse García (Carlos), quienes son acompañados mayormente por actores no profesionales que básicamente se interpretan a sí mismos. "Nuestro propósito era tener en la pantalla a dos personas hablando y que su diálogo fuera real. Aunque los personajes se encuentren en situaciones inusuales, lo que quisimos es que sus reacciones fueran creíbles", explicaron los directores sobre esta elección, que se ha tornado habitual en el cine latinoamericano.

Rodada en tan solo 18 días y con un presupuesto de 400 mil dólares, la cinta pretende ser una mirada sobre "el conflicto dentro de una familia latina, su relación con la comunidad y la llegada de gente nueva al barrio", alejándola de los clichés en los que suelen caer este tipo de producciones.

© abc guionistas

02/08/2006 21:39:54