07/09/2011 - 10 usuarios online


Noticias de guion


El guionista Albert Espinosa habla a los enfermeros gallegos sobre su experiencia de paciente


Espinosa

"Estuve diez años de mi vida en varios hospitales. Un cáncer me dejó a los catorce años sin una pierna, un pulmón y medio hígado, pero quiero que mi experiencia sirva para que otros, como yo, sepan que se puede salir, que no sólo hay vida al salir por las puertas del hospital, sino incluso dentro. Allí aprendí mucho, fue mi colegio, y mis compañeros de habitación, mis hermanos". Así comenzó ayer su relato Albert Espinosa, guionista de la película de Mercero Planta 4ª, donde aborda las enfermedades oncológicas "sin tópicos ni penas", citado por el Correo Gallego.

Albert Espinosa, que además de guionista es actor y director de cine, pese a que estudió Ingeniería Industrial, ofreció la conferencia inaugural de las Xornadas de Enfermaría, síndrome de Burn-out nos profesionais sanitarios, que tuvo lugar ayer en el Aulario del hospital Clínico, en un acto presidido por el gerente del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS), Jesús Caramés; la jefa del servicio de Integración de Coidados del Sergas, Isabel Campos, y la directora de Enfermería del CHUS, Isabel Freire.

Albert Espinosa asegura que "las cosas han cambiado. Ahora se habla de calidad asistencial y de usuario en vez de paciente. Sin embargo, el trabajo de los médicos y enfermeras es el mismo. Se enfrentan a diario, sobre todo el personal de enfermería, que es el que está a pie de cama, a dramas, muertes y tragedias. Esto les hace armarse con una coraza para no sufrir", explica este joven que se define como "militante de la vida".

Para Espinosa, "es lógico que busquen fórmulas para no implicarse tanto en situaciones dolorosas. Pero tiene que haber un punto medio. El médico y la enfermera tienen que tener empatía con el paciente. Falta una asignatura en las dos carreras que sería Ética, para aprender a tener un vínculo afectivo. También considero básico que estos profesionales sanitarios cuenten con un gabinete psicológico para no llegar al tan famoso síndrome del burn-out, o del quemado".

"La información cura"

Este hombre polifacético asegura que "los pacientes deben perder miedo a comunicarse con el médico. A veces creen que si se quejan los tratarán peor. No es cuestión de quejarse sino de comunicación. Tanto enfermo como médico o enfermera deben entender lo que es la pérdida, es la única manera de sobrevivir, porque la información cura".

Él sabe lo que es. Aún así mira la vida con optimismo. "No somos discapacitados. A mí me gusta llamarnos especiales". Eso sí, rechaza que les miren de una manera distinta. "Digo que somos especiales porque tenemos que sobrevivir a una situación tremenda. Las carencias emocionales sí que son malas", argumenta, y pone como ejemplo a "los que no saben querer o a un jefe que no sabe mandar y amarga a los que tiene debajo..."

Albert Espinosa llegó puntual a su cita en Compostela, "porque está organizada por el colectivo de enfermería. Si fuera el de médicos, llegaría tarde. Así les diría tras presentarme una hora después: ¿a que joroba esperar? A los pacientes también".

© E.C.G. / abc guionistas

27/11/2008 23:37:18