13/12/2010 - 16 usuarios online


Noticias de guion


La fascinante historia del guionista y director López Moctezuma, en "Retrato de un vampiro"


"Alucarda, la hija de las tinieblas"

Hay historias que piden a gritos ser película, y más aún si sus protagonistas son un cineasta olvidado y unos "fans" obsesionados por el cine de terror. Hace casi 15 años dos jóvenes mexicanos vivieron una aventura "iluminada". Lalo y Manolo eran fieles seguidores de los films de Juan López Moctezuma, y especialmente de su Alucarda, la hija de las tinieblas, supieron que estaba en un psiquiátrico tras haber perdido fortuna, juicio y memoria. Le sacaron del establecimiento sin permiso, le pusieron sus obras en vídeo y le llevaron a algunas de las locaciones donde rodó, antes de devolverlo al hospital. Agradecido, al morir dos años después les declaró herederos de sus derechos fílmicos. Ahora Ulises Guzmán está terminando una película que narra aquella aventura y retrata a uno de los "malditos" del cine mexicano.

Hasta ahora cortometrajista, Guzmán quiere que Retrato de un vampiro sea a la vez documental y ficción, reivindicando a un cineasta despreciado por la crítica pero que obtuvo notables éxitos comerciales con films de terror de serie "B", que se han convertido en objeto de culto e incluso integrado ciclos en festivales especializados.

Arruinado, olvidado y solo, López Moctezuma decidió olvidarse de sí mismo. Atrás quedaron sus actividades como pintor, actor y locutor, sus guiones, sus películas y su carrera en la industria audiovisual (llegó a encabezar la rama española de Televisa Cine). No era muy mayor, andaba por la mitad de la sesentena, pero cuando aquellos dos jóvenes llegaron y le "secuestraron" parece que se fue con ellos encantado de que supieran de él... más que lo que podía recordar él mismo. Dicen que aquella experiencia avivó su mente abotargada y al morir, el 2 de agosto de 1995 de un ataque al corazón, les declaró herederos, a pesar de tener dos hijas.

"La película busca explorar la relación mágica, casual y extraña del director con su público, así como las ramificaciones e impresiones que este encuentro ha tenido posteriormente en Manuel Santillán y Eduardo Casares, rescatando así una página que aún está oculta en la historia de la cultura audiovisual y artística de México, la del otro cine mexicano", ha dicho Guzmán.

En declaraciones a El Universal, el director añadía: "La historia me llegó sin buscarla. Un día estos chicos se acercaron para contarme cómo habían traspasado la frontera de la fantasía para buscar a quien había hecho sus películas favoritas. Al principio pensé que era mentira, después me di cuenta de que era realidad".

Aparte de los testimonios de aquellos "secuestradores" cinéfilos, el cineasta ha contado con la colaboración de la actriz Tina Romero, Jorge Victoria, Isaura Espinoza, Eduardo Moreno Laparade, Alexis Arroyo y el escritor Carlos Monsiváis. Retrato de un vampiro tendrá tres partes, la narración de los protagonistas del hecho, la vida de Juan López Moctezuma a través de quienes le conocieron y la parte ficcionada, que es la que se rodará ahora, con Daniel Giménez Cacho en el papel de Moctezuma.

La carrera de este cineasta no fue demasiado amplia. Rodó cinco películas, la última de las cuales fue El alimento del miedo, a principios de los 90, antes de perder la cabeza. Había dirigido primero -casi siempre en doble versión inglés-español Matar a un extraño, Alucarda, la hija de las tinieblas, Mary, Mary, Bloody Mary y La mansión de la locura, todas salvo Mary... con guiones propios. Amigo de Alejandro Jodorowsky, previamente a debutar como realizador le había producido la mítica El topo.

El crítico Jorge Ayala Blanco ha dicho: "Corkidi, Juan López Moctezuma y Raúl Kampfer son los tres grandes excéntricos del cine mexicano".

© abc guionistas

09/04/2007 23:55:46