13/12/2010 - 13 usuarios online


Noticias de guion


Benigni enfrenta los sentimientos a la guerra en "La tigre e la neve"

Benigni en una escena
Benigni en una escena

Después del reconocimiento internacional que significó su visión del Holocausto a través de "La vida es bella" y el fracaso de su versión de "Pinocho", el guionista, realizador y actor italiano Roberto Benigni decidió retornar al estilo de la primera con "La tigre e la neve" ("El tigre y la nieve"), una cinta que se estrenó este viernes en Italia y que propone resaltar las cosas bellas de la vida aún en un entorno tan trágico como puede ser una guerra, en este caso, la de Irak.

En "La tigre e la neve" Benigni es Attilio De Giovanni, un poeta que viaja a Irak en busca de la mujer de sus sueños, que al igual que en "La vida es bella" es interpretada por su esposa en la vida real, Nicoletta Braschi. Él arriba a Bagdad en los días previos al ataque estadounidense, en el cual resulta lastimada su amada. A partir de allí se sucederán un sinfín de peripecias para lograr su amor y salvar sus vidas.

"Ni cándida ni ideológica. Pero llega al corazón", es la mejor descripción que encontró Benigni para resumir sus intenciones con esta película que, como ya hiciera en la premiada "La vida es bella", utiliza el estilo burlón que lo caracteriza para enseñar la guerra de Irak. Allí se lo podrá ver bromeando con la búsqueda de armas nucleares de Estados Unidos o haciendo sus típicas payasadas en los campos de minas. "Apunto a distraer, a conmover a la gente; esto es lo único que uno puede hacer. No es que el arte o las películas puedan salvar al mundo...pero pueden consolarnos".

Una de las principales críticas que ha recibido esta película es su falta de compromiso, el no hacer un juicio sobre la ocupación estadounidense en Irak. "Los soldados son vistos como una 'presencia'. No hay juicios, con seguridad. Claramente el sentimiento que se alza contra la guerra, creo que es muy, muy, muy fuerte", enfatizó Benigni y agregó: "Mientras algunos trabajos modernos sobre guerras actuales o de cualquier tipo apuntan a la cabeza o son poderosos como documentales, pienso que éste va al corazón. Y eso es más peligroso, más fuerte".

Sin buscar polémica y con el objetivo de hacer reír y emocionar de manera simple, Benigni vuelve a repetir una fórmula que ya le ha dado sus frutos. Veremos como recibe el público esta producción de 35,8 millones de dólares, a la que el italiano define como "una historia de amor sobre la fuerza de los sentimientos, que es la más subversiva del mundo".

© abc guionistas

15/10/2005 15:08:16