04/01/2011 - 22 usuarios online


Noticias de guion


Nuri Bilge Ceylan: "Si uno conoce mejor su parte oscura, puede perfeccionarse"

Ceylan
Ceylan

El más conocido ahora mismo de los cineastas turcos, Nuri Bilge Ceylan, estrena este viernes en España "Tres monos", cinta premiada el año pasado en Cannes por su realización. Se trata de un drama familiar, cuyos personajes principales pertenecen a a un círculo con imposibilidad de comunicarse, si no es con mentiras y medias verdades. El padre es un chófer que acepta a cambio de dinero ir a la cárcel en lugar del político para el que trabaja, responsable de un atropello, pero su esposa e hijo pedirán un adelanto sin comentarle nada a él.

- ¿Cómo surgió la idea de "Tres monos"?
Es fácil olvidarse de las primeras motivaciones de un proyecto. Creo que la primera escena que me vino a la cabeza fue la imagen de un hijo que golpea a su madre. ¿Qué puede provocar una situación tan improbable? Escribir un guion es un proceso muy caótico. Y este fue más complicado que los anteriores; necesité a un coguionista.

- ¿El coguionista es el actor que interpreta al político?
Sí, pero ya estábamos trabajando en el guion mi esposa Ebru y yo. En "Los climas", ella me dio ideas cruciales, como el accidente de moto, por ejemplo, pero no quiso aparecer en los títulos de crédito como coguionista. Esta vez estaba decidido a trabajar con ella de nuevo. Me conoce muy bien, por lo que sobran los largos procesos explicativos. Alquilamos una casa en la montaña donde trabajamos durante unos meses. Pero la historia se hacía cada vez más compleja, y decidimos pedirle a nuestro amigo Ercan Kesal que se uniera a nosotros. Es médico y dirige un hospital. Había hecho la mili en la región perdida donde estábamos y se le da muy bien contar sus recuerdos. Nos vimos durante tres meses a razón de cuatro horas diarias para hablar de la historia y de los personajes. Cada día les ponía “deberes” para el día siguiente con referencia a una escena específica. Pero debo decir ante todo que la arquitectura del guion se debe a Ebru porque, una vez más, me dio ideas cruciales. Era la primera experiencia de Ercan como guionista. También estuvo metido en política, y por eso el personaje que encarna es un político.

- El aspecto político no se trata realmente en la película. Solo sabemos que es un candidato a las elecciones y que tiene poder.
Lo importante es que tuviera una relación con la esposa del hombre que está encarcelado por su culpa. Cuando pierde las elecciones, debe demostrar una violencia contenida. Dio la casualidad de que había elecciones en Turquía durante el rodaje. Pudimos rodar planos, que no incluimos en el montaje final, y sonidos de ambiente interesantes. El partido al que representa es imaginario.

- Algunos críticos, que le habían calificado de cineasta “autobiográfico”, se han quedado sorprendidos por la elaboración del relato.
Todas mis películas anteriores son historias de ficción aunque yo interprete un papel en ellas. Es muy fácil equivocarse a la hora de realizar. Si hubiera escogido un partido político real, muchos habrían visto un mensaje político. Sin embargo, mis inquietudes son más existenciales que políticas.

- El guion contiene elementos casi melodramáticos.
Me gustan mucho los temas melodramáticos que se ven en el cine turco popular. El público turco disfruta con ellos, yo también. Mi intención era usar estos temas de forma realista. La mayoría de los melodramas describen situaciones imposibles que se convierten en aceptables si se tratan de forma realista. En mi opinión, la esencia de la vida es melodramática, especialmente en Turquía.

- ¿El realismo aparece únicamente en el rodaje o ya está presente durante la escritura del guion?
Está presente en la escritura. A veces no me doy cuenta de que no funciona hasta que empezamos a rodar, y debo modificar el guion. Por ejemplo, cuando la madre vuelve a casa y enseña al hijo el dinero que le ha dado el político, el chico se alegraba. Pero al rodar la escena, vi que no funcionaba. Al final, más bien parece disgustado.

- Su empeño en tratar de manera realista códigos melodramáticos recuerda a Fassbinder...
Desde luego, y también a Bergman, creo.

- Lo que más parece interesarle es lo que ocurre en la mente de los personajes. Puede que sea lo más difícil de plasmar en la imagen.
Sí, me gusta explorar el alma de los personajes. Es posible que el cine no llegue tan lejos como la literatura en este aspecto. Es un arte joven aún, pero tengo la impresión de que todavía no ha dado una obra equivalente a la de Dostoievki. Quizá lo hagamos algún día. Me interesa entender lo que ocurre en lo más profundo del ser humano. Si uno conoce mejor su parte oscura, puede perfeccionarse.

- ¿Cómo se le ocurrió el título?
Muy tarde en el proceso. Viene de la filosofía de Confucio, donde los "Tres monos" tienen un significado positivo que representa la sabiduría: no oyen el mal, no lo ven ni hablan de él. En la película, el hijo finge que no ha visto a su madre cometiendo adulterio; el padre finge que no ha oído la voz de su jefe al teléfono, y la madre miente al padre y al hijo. Hoy en día, la metáfora de los "Tres monos" se usa de forma peyorativa, para denunciar la hipocresía de las apariencias.

- El entorno cromático es perfecto para una historia oscura, trágica...
Tampoco debemos exagerar su significado. Esas imágenes son las de mi alma. Corresponden a mi visión del mundo desde hace 20 años. Técnicamente, consigo obtener lo que quiero mucho mejor que antes. Tengo una personalidad bastante sombría. Debo luchar para que la vida sea más llevadera.

© Golem-abc guionistas

15/06/2009 19:22:23