24/08/2011 - 19 usuarios online


Noticias de guion


Carlos Carrera advierte que a la Academia mexicana le queda un año de vida


Carrera

De no resolverse los problemas internos y administrativos, el guionista y director Carlos Carrera le da un año de vida a la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC). De la comunidad cinematográfica depende que la 53 entrega del premio Ariel no sea la última, sentenció el actual Presidente de la institución.

“Es un llamado a la comunidad, siempre se habla de la Academia y los de la Academia, resulta que es de todos y en ese sentido hay que echarle más ganas”, dijo el director de “El crimen del padre Amaro”.

Carrera tomó las riendas de la Academia a finales de 2010, en sustitución del actor Pedro Armendáriz y luego de que la presidencia se quedada varios meses acéfala. Previo a su llegada, el funcionamiento de la Academia fue cuestionada por varios actores, por la manera tan arbitraria de entregar los premios Ariel, entre ellos Daniel Giménez Cacho, en la entrega de premios de 2009, celebrada en el Auditorio Nacional.

El nuevo Presidente de la Academia dijo que son dos los problemas que amenazan a la Academia: conflictos internos y administrativos, “de lana”, explicó.

“Lanita para sobrevivir sí hay, lo que pasa es que la aplicación de los recursos, me he encontrado con una serie de trabas tremendas para solucionar problemas básicos”, explicó Carrera.

El Presidente de la Academia señaló a la Secretaría de Hacienda, a cargo de Ernesto Cordero, como causante del problema burocrático que no permite tomar los recursos ya etiquetados para esta institución fundada en 1946.

Por su parte, el ex presidente Armendáriz dijo que se necesita que los cineastas se involucren de verdad: “Critican todos a la Academia y nadie hace nada”.

Armendáriz encabezó la Academia de 2006 a 2010 y fue durante su presidencia cuando se hicieron públicas las manifestaciones de inconformidad por parte de un grupo de actores, como Gael García Bernal y Diego Luna, sobre la falta de transparencia en sus operaciones.

Antes de Armendáriz, la presidencia de la AMACC estuvo a cargo de la actriz Diana Bracho, quien mantuvo cierta estabilidad en sus operaciones, a pesar de la falta de recursos.

El también ex Presidente de la Academia, Jorge Fons, tachó de fatalistas las declaraciones de Carrera. Dijo Fons, a quien se le entregó el Ariel de Oro este año, que la Academia siempre ha tenido problemas “desde que nació, siempre ha sido una gran molestia para el Comité y para el Presidente tener que conseguir recursos y tener que estar estirando la mano”. Indicó que la Academia vive con muy poco dinero, por lo que “las autoridades de la cultura deben hacerse cargo de eso”.

Al hacer un recuento de la historia de la institución, Fons contó que “cuando le entregaron la Academia a los trabajadores del cine lo hicieron con la promesa de que las instituciones de la cultura y del cine se harían cargo de los fondos para que trabajara”.

“Cuando están diciendo que la Academia corre el riego de desaparecer es porque faltan recursos que las autoridades de la cultura están negando”, indicó.

Fons fue el primer Presidente de la Academia en señalar, públicamente, la falta de recursos y apoyo de las instituciones culturales del Estado con la Academia. El cineasta llegó a la institución en 1998, encabezó la última reestructuración de la Academia y dejó la presidencia en 2002.

La AMACC está integrada por unos 600 miembros con derecho a voto, pero son menos de 100 los activos. Tiene una oficina funcionando todo el año, con un Presidente, una Secretaria Ejecutiva, una secretaria asistente, un encargado de prensa y un par de becarios.

© abc guionistas

09/05/2011 20:39:50