16/07/2013 - 28 usuarios online


Noticias de guion

Cómo debe formarse un guionista


 

Miles de nuevos aspirantes a guionista repartidos en la geografía hispanohablante se plantean cada año cuál será el camino más corto hacia sus sueños. Cientos de profesionales, desprovistos de la estúpida arrogancia del ególatra o de la forzada compostura del mediocre, desean mejorar su arte y técnica en la escritura guiones, sin importarles el número de medallas acumuladas en el pasado.  "Aprender más" se convierte en la idea clave, pero la cuestión es: ¿dónde?

El proposito de multiplicar las facultades para poder expresarse mejor en el medio objeto de elección, o simplemente para sobrevivir en un mercado audiovisual anoréxico, se ahoga, muchas veces, en un océno de centros y plataformas de formación racional e irracional. ¿Cómo diferenciar el diamante del vidrio?

En un artículo llamado "la educación del guionista", señalaba hace un tiempo que tras dos décadas de haber estado apegado al mundo del guion y de haber sido testigo de  enfoques variados dentro y fuera de nuestras fronteras, con la humildad de quien reconoce la necesidad de seguir aprendiendo, pero con la convicción de quien ha visto en miles de alumnos propios lo que mejor funciona, iba a vertir algunas claves de lo que a mi juicio debería contemplar toda formación integral del guionista. Estás líneas son una actualización de aquellos conceptos ajustados al momento presente.

Como cualquier otra disciplina, el arte de escribir guiones debe contemplar la necesidad de un aprendizaje teórico y a la vez práctico. No basta con exponernos a un manto de conocimientos teóricos aunque conduzcan a nuevas posibilidades creativas; si no queremos que se desvanezcan en la vaguedad del inconsciente,  es preciso consolidarlos con la experimentación práctica, lo que en nuestro caso significa: escribir. El valor de los buenos libros y cursos no sobrepasa los límites de un gozoso ocio cultural si la tinta no mancha la hoja de negro.

Por otra parte, el arte del guion es complejo y no todo el mundo está capacitado para transmitir esos conocimientos.  Saber escribir no es equivalente incuestionable de saber enseñar y, en nuestro campo, trasladar la sabiduría implica lograr que otros adquieran habilidades para poder conjugar variables como estructura, composición de personajes, construcción de relaciones, diálogos, ritmo, diseño de debates temáticos…

En la enseñanza existen dos graves problemas. 1) Hay quienes poseen una destreza de forma intuitiva pero no la saben desglosar, ni explicar, ni mucho menos transmitir. Todos hemos asistido a conferencias de genios, confiando en que se nos pegara algo, y hemos salido de ellas con la certeza de que no hemos logrado nada más que pasar un buen rato. 2) Hay quienes se han expuesto a una base teórica y creen que con repetirla como el loro del trópico, pueden autoetiquetarse como docentes.

Deberían existir filtros para separar al maestro apto del que no lo es. Sin embargo, esta tarea se deja al alumno.  Si tiene suficiente número de neuronas activas se planteará diversas preguntas. ¿Quién es el protagonista de la oferta que se presenta? ¿Qué trayectoria tiene? ¿Qué opinan de él los alumnos que han pasado por sus clases?  Omitir este cuestionamiento puede ser la entrada a las fauces del que debería dedicarse a cualquier menester excepto al de enseñar.

Pero el complejo mundo de la formación no sólo encierra las dificultades de saber evaluar al profesor que se propone frente a la oferta formativa.  El propio método debe ser evaluado.

A mi juicio,  un buen programa formativo debe integrar la enseñanza de los procesos creativos (circulares) y los procesos analíticos (lineales), la teoría sobre las variables clave del guion, la lectura de guiones, y, por supuesto, la escritura. Pero la escritura de guiones no acaba en un primer guion. La reescritura es una parte fundamental en la vida de todo guionista. Por otra parte, la oferta formativa debería incluir un apartado obligado sobre cómo vender un guion, o al menos, como moverlo.

Seamos rigurosos en el análisis.  Examinemos qué programa se propone; quién lo propone; qué experiencia tiene el formador; qué proporción de práctica contiene.

Por supuesto, como he manifestado en un buen número de ocasiones, no todas las ofertas formativas deben ser evaluadas por el mismo patrón. Sería absurdo medir lo que puede ofrecer un curso monográfico de uno o dos días contra lo que puede ofrecer un master de dos años.  O lo que puede ofrecer un buen libro contra lo que puede ofrecer un taller de reescritura. Sin embargo, el análisis sobre el interés de la oferta en su contexto debe ser realizado.

El viaje formativo no es sencillo, pero es una aventura apasionante. Como cada primavera, llega una nueva oferta docente y desde nuestro portal nos hacemos eco de las mismas.

En esta quincena podrás profundizar en el Máster de Guion presencial  de la Universidad Pontificia de Salamanca. Dos días a la semana de clase, muchas prácticas con un profesorado excelente y un índice de alumnos convertidos a profesionales impresionante.

Si lo que buscas es un máster universitario online, podrás informarte acerca del Máster de Guion Cinematográfico y del Máster de Dirección y Producción de Cine Digital para guionistas de la Universidad de la Laguna,  ambos con una relación calidad/precio muy atractiva y un profesorado de primer nivel.

Si lo que deseas es formación cara al verano, te podemos avanzar que este año celebraremos el 10º Aniversario de Un Verano de Guion, en Córdoba, durante la segunda quincena de julio y estamos preparando algo bastante espectacular. Todos los detalles los publicaremos en breve. La huella que ha dejado en centenares de guionistas, noveles y profesionales, durante una década, es el mejor testiminio de su efecto, aparte de las películas que se han gestado en el mismo.

Quiénes se pregunten sobre las tradicionales Jornadas de Mercado Audiovisual, que este año vivirán también su X Aniversario, decir que tendrán lugar durante el mes de junio.

Y para quienes desean una iniciación cómoda, online y económima en el arte y técnica de escribir guiones, adelantar que, antes de que acabe el mes, daremos a conocer una opción excepcional.

Hay mucha más oferta formativa, alguna de ella muy buena. En la sección de Convocatorias y Novedades de abcguionistas intentamos abarcar lo más interesante, ya sea formando parte de ella, o recomendándola aunque sea una iniciativa externa a nuestro portal.

El guionista que piensa que no le queda nada por aprender,  es un guionista muerto. El que, por el contrario, crece durante el viaje, se da cuenta de que no solo progresa en su escritura, sino que  también crece en la vida.

Para el equipo de abcguionistas es un privilegio poder acompañarte en este descubrimiento, como guionista y como persona.

 

Por Valentín Fernández-Tubau

16/04/2013 11:53:43