23/04/2016


Noticias de guion

Entrevistamos al guionista y productor cubano Gerardo Fernández


 

El dramaturgo cubano Gerardo Fernández es uno de los guionistas y productores de cine más representativos del continente. Por primera vez en Quito dictará esta semana un taller de guion de telenovela, basado en formas no tradicionales de enseñanza de este género, que es el arte de composición y representación de un drama en el escenario.

Desde hace un año está radicado en el Ecuador y trabaja como profesor de Incine. Ha ganado el Premio Coral en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano en 1987 y la Orden por la Cultura Nacional en Cuba en 1983. En diálogo con VIDA DIARIA contó más sobre su obra.

¿Cómo y cuándo incursionó en la dramaturgia?
Estudiaba Contabilidad en la Escuela de Comercio de La Habana y participaba en un grupo de teatro del plantel, adonde fueron en búsqueda de los alumnos más destacados para contratarlos. Así ingresé en Las Brigadas de Teatro Francisco Covarrubias, luego me matriculé en Radio Progreso, en un curso para actores.

¿La radio fue el primer medio en el que desarrolló su arte? ¿Cómo fue esta experiencia?
Maravillosa, la emisora me contrató y ahí decidí mi carrera. Nunca más actúe. Tenía 22 años cuando escribí para la radio y lo hice durante 17 años. Una periodista dijo una vez que yo había cambiado el estilo de las radionovelas en Cuba, pero el mérito no es solo mío.

¿Cuándo empezó a escribir guiones para el cine y la televisión?
En la década de los setenta y gané el Premio David en un concurso que la Unión de Escritores y Artistas de Cuba. Entonces comencé a ser conocido y escribí una miniserie: El naranjo del patio, que es considerada un clásico de la televisión.

¿Cómo ha evolucionado la dramaturgia en esta última década en la región?
La dramaturgia no es algo que alguien inventó para complicarnos la vida: asume los modos de comportamiento del ser humano. El hombre, cuando fue a relatar algo, lo único que hizo fue imitar su comportamiento y su existencia.

¿Cuáles son los cambios más significativos, desde su perspectiva?
No hay que confundirse, lo que cambia con los tiempos son las estéticas, no la dramaturgia.

¿Cuál es la diferencia el momento de estructurar y crear un guion dramatúrgico para el cine y para la TV?
La dramaturgia es la misma para cualquier soporte técnico. Existen iguales estructuras y los mismos géneros para el teatro y para la televisión, hasta para los cómics. La dramaturgia es el arte de organizar un relato significativo a través de personajes o estereotipos.

¿Cuál es su análisis sobre televisión y el cine ecuatorianos en este género?
El cine ha progresado mucho en el Ecuador, las perspectivas son muy buenas. En cuanto a los dramatizados de la televisión ecuatoriana, creo que los temas son más atrevidos, quiero decir, interesantes, pero hay que trabajar más en el dominio de las estructuras y de los géneros.

¿Cuál es el objetivo del curso que dictará?
Mostrar lo que he explicado: que existen técnicas para estructurar una telenovela o una miniserie, que hay que dominar los géneros, saber cómo se ligan. Esto es importantísimo, no solo para los guionistas, sino también para todo el que trabaja en este medio. Muchas veces, un buen actor hace mal su trabajo porque han montado su personaje en un género que está escrito en otro. Vamos a enseñar esas técnicas en el taller, que durará tres meses.

¿Qué cualidades se deben tener para desarrollar esta profesión?
Si me preguntas qué condición debe tener alguien que aspire a ser guionista, yo diré que debe poder dialogar y tener sentido de la unidad.

¿Qué recomienda para lograrlo?
Seguir trabajando y luchando por desarrollar aún más el cine y la televisión nacionales, en base a las necesidades básicas del ser humano. Eso lleva a lo universal y a lo que Miguel de Unamuno aseveró: "Lo universal pasa por la aldea".

 

hoy.com.ec

17/01/2012 17:36:34

También te puede interesar:

Te recomendamos leer:

Si te ha sido útil la noticia y deseas compartirla con más personas puedes hacerlo desde aquí, pulsando los botones.