20/11/2010 - 16 usuarios online


Noticias de guion


"Cinco minutos de gloria": otro acierto de Guy Hibbert

Hibbert
Hibbert

Inspirándose en personajes y hechos reales, pero con la ayuda de la ficción a través de un guion de Guy Hibbert ("Omagh"), "Cinco minutos de gloria" nos devuelve al pasado lejano y próximo del Ulster, los años de plomo y un país que intenta reconciliarse día a día pero cuyas heridas están lejos de haber cicatrizado completamente. Liam Neeson y James Nesbitt interpretan respectivamente a un protestante y un católico que ya en tiempos de paz son convocados por un equipo de TV para sellar con un apretón de manos sus cuentas con el pasado. Sólo que uno de ellos tiene la intención oculta de matar al otro para vengar el asesinato de su hermano, acaecido en 1975. El alemán Oliver Hirschbiegel dirige el film, que se estrena este viernes en España.

Lurgan, Irlanda del Norte, 1975. Una guerra civil de bajo nivel se ha ido gestando, con el IRA que apunta a legitimistas británicos, los cuales también forman sus propios grupos armados. Alistair Little, de 16 años, es el líder de una célula probritánica protestante impaciente por derramar sangre. Él y su cuadrilla reciben el visto bueno para matar a un joven católico, James Griffin, como represalia y advertencia hacia los otros. Cuando se perpetra el golpe, Joe Griffin - el hermano pequeño de 11 años de James - mira con horror a su hermano con un tiro en la cabeza. Treinta años más tarde Joe Griffin y Alistair son invitados encontrarse, ante una cámara, de cara a una reconciliación. Alistair (Liam Neeson) ha cumplido la condena por el asesinato que cometió, y la paz se ha establecido en Irlanda del Norte, pero sin que el equipo televisivo lo sepa, Joe Griffin (James Nesbitt), no piensa acudir al programa para darle un apretón de manos si no para clavar un cuchillo al asesino de su hermano – en directo.

"Cinco minutos de gloria" surgió por azar, como muchas otras película. La esposa del productor Eoin O’Callaghan estaba ensayando una obra de teatro que se iba a representar en la prisión de Holloway cuando conoció a Alistair Little, quien
había estado en prisión por un asesinato cometido cuando era joven y ahora trabajaba en la resolución de conflictos con grupos de presos. Así conocieron su propia historia.

O’Callaghan contactó luego con Hibbert, que aparte de "Omagh" había escrito otros guiones basados en hechos y personas reales. El escritor sustentó su trabajo en largas entrevistas con Little y Joe Griffin, el hermano del hombre al que había asesinado el primero 33 años antes. "Mi idea era buscar –por difícil que resultase– las conexiones existentes entre la víctima y el asesino, y así empezó un proceso de dos años de entrevistas y charlas por separado con Alistair y Joe. Decidí que la primera parte del guion sería un relato detallado de la noche de 1975 en la que Alistair mató al hermano de Joe y que, una vez hecho esto, exploraríamos un territorio completamente nuevo", sostiene.

La segunda parte de su historia para "Cinco minutos de gloria" se debe a su propia imaginación, que planteó un hipotético encuentro entre asesino y hermano de la víctima más de tres décadas despues. Hibbert completó su guion y se lo leyó por separado a ambos protagonistas reales. "Cada una de estas lecturas duró unas cinco horas. Era la primera vez que cada uno de ellos veía lo que había escrito sobre él, pero no sólo eso: también era la primera vez que veía lo que había escrito sobre el otro. Por primera vez, Joe leyó lo que pensaba Alistair y viceversa. Repetí la lectura para que asimilasen correctamente el guion, incorporé sus comentarios y les mostré las sucesivas reescrituras".

En un principio, los productores consideraron hacer una producción televisiva, pero Guy Hibbert recomendó a su amigo el cineasta alemán Oliver Hirschbiegel ("El hundimiento / La caída", "El experimento"), con el que había trabajado, y que casualmente tenía un hueco libre en su agenda de tres meses. Lo mismo le ocurrió a Liam Neeson, siempre tan requerido en Hollywood para producciones mucho más caras. El actor entró en el proyecto también por medio de otro amigo, en este caso su colega James Nesbitt. Ambos se conocen desde hace muchos años y son de origen norirlandés.

"Venimos de 30 años de violencia extrema -explica Neeson-, odio y desconfianza, y esta película –aunque se trate de una ficción– habla de dos hombres que intentan afrontarlo de alguna manera. Esta historia puede aplicarse a cualquier lugar conflictivo del mundo, porque se trata de algo universal: un acto de violencia y sus repercusiones, el efecto dominó que tiene para los afectados y qué es lo que hay que hacer para intentar afrontarlo y superarlo".

"Encontrar respuestas, ser capaz de preguntar “Por qué”. Hay algo en mi interior que siente que éste es el único modo de que las personas que han pasado por el infierno de perder a un ser querido salgan adelante. La educación integrada en Irlanda del Norte es importantísima, porque para romper el círculo vicioso del odio hay que empezar por las aulas. Hay que coger a los niños cuando son pequeños y enseñarles que el mundo es enorme, y que no sólo lo define el día en el que desfilas o el color con el que te vistes", explica el actor candidato al Oscar por "La lista de Schindler".

De esta forma, lo que iba a ser un modesto film para la televisión acabó siendo una película con reparto y director estelares, que participó el año pasado en el Festival de Sundance y recibió sendos premios para Hirschbiegel como realizador y Hibbert como guionista.

© abc guionistas

08/04/2010 23:27:24