10/08/2011 - 14 usuarios online


Noticias de guion


La violencia en México inspira un nuevo género de guiones

Es una escena a la que los mexicanos se han acostumbrado: narcotraficantes y jefes del crimen organizado se paran frente a las cámaras para que todo el mundo los vea.

El mundo de las drogas y la violencia ahora está apareciendo en la pantalla grande y pequeña, en un nuevo género llamado "cine narco".

Títulos como Los Chacales de Sinaloa, Tierra de sangre y Narcos y perros son algunas de las películas más populares que representan la vida al interior de los cárteles de la droga y las pandillas.

Los cineastas dicen que sus guiones se basan en hechos actuales, pero palidecen en comparación con la realidad; el actual conflicto armado entre los cárteles de la droga y el gobierno de México ha dejado unos36,000 muertos en los últimos cuatro años.

La tortura, incluyendo palizas salvajes y las ejecuciones por decapitación, se han convertido en noticia frecuente entre los cárteles rivales que pelean en guerras territoriales.

Juan Manuel Romero es un cineasta que se especializa en las películas de narcos. Él dice que a diferencia de Hollywood, estas producciones no exageran lo que sucede.

"No estamos ni siquiera cerca de reflejar la realidad", dice Romero. "En realidad, se puede llamar a nuestras películas 'blandas', ya que no muestran tanta sangre y asesinatos. Sólo tratamos de dar a la gente lo que quieren."

En una película, Gente de Alto Poder los tiroteos entre los cárteles de la droga llenan la pantalla. El diálogo incluye líneas como "No podemos evitar las ejecuciones, hay que llamar la atención de los medios de comunicación y presionar a las autoridades."

Este género basado en la realidad ha demostrado su popularidad. Siete casas de productoras en México hacen este tipo de cintas.

"Las películas del narco" también están encontrando popularidad en Estados Unidos. Los inmigrantes las compran; están disponibles en locales que atienden a la comunidad mexicana en ciudades como Los Ángeles, Chicago y Houston.

La violencia de las pandillas y las drogas pueden ser muy populares en la pantalla, pero en realidad, los mexicanos exigen cambios.

Algunos piden una nueva estrategia en el país, incluyendo el poeta Javier Sicilia, cuyo hijo fue asesinado en marzo. En una reunión con Calderón el mes pasado, Sicilia pidió un minuto de silencio por las víctimas de lo que él llamó "una guerra atroz y sin sentido".

Mientras tanto, los cineastas se aseguran de que en sus guiones no se toque de manera equivocada a cualquiera de los cárteles. Es una especie de autocensura que los mantiene seguros.

"Nos ocupamos de estos temas de la mejor manera posible. No tenemos miedo de que vayan a venir después por nosotros, porque nos comportamos. Hacemos las cosas lo mejor que podemos y hasta ahora no hemos sido amenazados por nadie", dice Romero.

31/07/2011 11:28:46